Arranca la elección de Miss Venezuela 2007

El Miss Venezuela 2007, el concurso de belleza más famoso de este país caribeño, presentó hoy durante una gala televisiva a las 28 candidatas al trono nacional del certamen que celebra su 55 edición. La decisión final se tomará el próximo 13 de septiembre, cuando se decida quién será la sucesora de Ly Joanitis, la ganadora del año pasado. La elección será transmitida en directo para toda América Latina. Para Osmel Sousa, creador del formato de los últimos 25 años del certamen, la ganadora "debe tener buenas proporciones, un cuerpo armonioso, una mirada bonita, sonrisa impactante, postura perfecta y mucha elegancia", señalo en la página web del evento. "También la manera de expresarse y los gestos son importantes, para hablar de belleza ideal en una mujer, se debe estimar una suma de ciertos componentes", añadió Sousa. Preparar y presentar a cada una de ellas en el concurso supone un gasto de unos 500 millones de bolívares (230.000 dólares aproximadamente), según fuentes de la organización. El otro ejecutivo del Miss Venezuela es el productor televisivo Joaquín Riviera, encargado de coordinar y organizar desde 1972 la presentación de las 28 candidatas que han participado este año. Ambos se encontraban en la grabación de la denominada "Gala de Presentación", efectuada la noche del viernes en la emisora privada Venevisión, supervisando de cerca su desarrollo. A punto de finalizar ésta, la representante del estado oriental de Delta Amacuro, Arlis Alvarado, de 21 años, sufrió un leve desvanecimiento durante la presentación en traje de baño. El grado de competitividad de las participantes es tal que muchas de ellas pasan previamente por el quirófano para retocar diversas partes de su físico, algo poco sorprendente en un país donde la cirugía estética es casi "un deporte nacional". Miss Venezuela, un certamen de belleza creado en 1952 con el objetivo de enviar a una representante venezolana al concurso Miss Universo, desata las mismas pasiones que en otros países suponen competiciones deportivas o culturales. En Venezuela la belleza es un orgullo nacional, y como tal es tratado en una gala que derrocha opulencia y tópicos en torno a las míticas cifras de 90-60-90. En tiempos de la "Revolución Bolivariana", como el presidente Hugo Chávez denomina su gestión, el Miss Venezuela sigue siendo uno de las principales señas de la identidad nacional, al margen de la polarización política, y sus seguidores se agolpan frente al televisor con sesudas argumentaciones acerca de la favorita. Irene Sáez, la ganadora de 1981, llegó a participar como candidata presidencial en las elecciones de 1998, en las que apenas obtuvo un 3 por ciento de los votos, y que finalmente fueron ganadas por Chávez.