Artista Damien Hirst en el centro de disputa por museo de animales disecados

El artista británico Damien Hirst, famoso por sus tiburones y vacas conservados en formol, se ha convertido en protagonista de una disputa entre una casa de subastas y el ex propietario de un museo de ardillas y conejitos disecados. Este último, llamado John Watts, ha decidido demandar a la casa de subastas Bonhams, de Londres, por haber rechazado una oferta de un millón de libras (1,4 millones de euros) por toda la colección de su Museo de Curiosidades de Míster Potter. La subasta de la colección de más de 6.000 animalitos, que se vendieron en distintos lotes, reportó en el 2003 sólo 336.000 libras (466.799 euros al cambio actual), y Watts reclama ahora a Bonhams que le pague la diferencia entre esa suma y la cantidad ofrecida por el artista. La colección la creó Walter Potter, taxidermista autodidacta, y respondía a la afición victoriana a las escenas de animalitos disecados tomando el té o aprendiendo el alfabeto como si fueran muñecos. Durante muchos años, la colección se exhibió en el condado de Sussex, pero luego cambiaron los gustos, la colección se consideró algo macabra, y fue finalmente adquirida por Watt, que se la llevó a la localidad de Bolventor, en Cornualles. Según declaró Watts a la prensa, su mayor deseo era que la colección no se dispersara, algo que habría sido posible de haberse aceptado la oferta de Damien Hirst, de la que no se le informó en su momento. El propio Hirst escribió un artículo que apareció el día de la subasta y en el que explicaba que se había rechazado su oferta porque la había presentado fuera de plazo. En su artículo, Hirst señalaba que su intención era reabrir el museo de míster Potter, añadiendo algunas obras propias. "Siempre quise tener un museo así, pero ahora las piezas de la colección van a subastarse por separado", escribió Hirst, quien aseguró haber ofrecido un millón de libras para que Bonhams renunciara a la venta al mejor postor.