Asado de dromedario, camino de récord Guinness, necesitó leña y carbón

El asado de un dromedario de más de media tonelada de peso, con el que se intentó el pasado sábado lograr un récord en la localidad marroquí de Safi (sur de Casablanca) necesitó más de dos toneladas de leña y carbón. "Tuvimos que añadir más de ciento cincuenta kilos de carbón a la leña de olivo", explicó hoy, satisfecho, Mehdi Slaoui, copropietario del establecimiento en el que se organizó el fin de semana un típico asado marroquí, esta vez con un dromedario de tres años de edad. El camélido tuvo que ser asado lentamente "desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche", dijo Slaoui a EFE, visiblemente contento por el éxito del reto, aunque reconoció que el maestro asador, el francés Christian Falco, "no tenía experiencia con estos animales". "Por eso necesitó más tiempo", dijo Slaoui, quien agregó que las fotografías tomadas durante el asado serán ahora presentadas a los responsables de la edición del Libro Guinness de los récord para que se incluya el "mechoui" de dromedario, que pesaba 550 kilos. El "mechoui" es un típico asado marroquí, aunque en realidad la materia prima fundamental es habitualmente un cordero. Para asar al dromedario los dueños del local "Le Refuge" contaron con la ayuda del experto francés Falco, que asegura tener ya varios récord Guinness, entre ellos el asado de un buey de 985 kilos en 1996 en el casino de la ciudad francesa de Beziers. Además, de Francia procedía también la leña que se suponía iba a ser suficiente para alcanzar el punto de asado ideal del dromedario.