La actriz estadounidense Ashley Judd, de visita en la India para colaborar con la labor de ayuda a las mujeres y para la prevención del SIDA de la organización “Population Services International”, asegura que desde su infancia ha sido “sensible a la pobreza”. En una entrevista que publica el diario “The Hindu”, Judd, que prefiere hablar de su labor social que de su trabajo en Hollywood, afirma que desde la universidad está involucrada en labores humanitarias.

"Aunque mi carrera como actriz ha sido muy gratificante, ha sido un medio para conseguir otro fin", dice. La actriz, nominada a los Globos de Oro por las películas "Norma Jean y Marilyn" y por "De-Lovely", es, desde 2002, embajadora mundial de la campaña "YouthAIDS" contra el SIDA, una iniciativa de "Population Services International" para prevenir una enfermedad que en la India sufren más de 5 millones de personas.

La actriz describe con intensidad su experiencia en los burdeles Kamathipura y las barriadas de Dharavi, dos barrios de Bombay, donde estuvo conversando con varias mujeres víctimas del tráfico humano y la prostitución.

Durante su estancia, Judd recaudó además 25.000 dólares (19.000 euros) en una fiesta benéfica celebrada en Delhi para establecer un centro de diagnóstico de SIDA en las zonas de alto riesgo.

La actriz, según el diario, está buscando representación legal para una niña que nació en un burdel, fue vendida a un hombre de sesenta años y puesta bajo custodia del Gobierno cuando su madre intentó rescatarla. A la pregunta de si la solución al problema de la prostitución sería legalizar esta actividad, responde que "la respuesta última es que la actitud hacia las mujeres y las niñas debe cambiar".