Autoridades locales no quieren que barrio de Blair sea una pequeña fortaleza

El Ayuntamiento de Westminster, uno de los distritos más céntricos de Londres, instó hoy a la Policía Metropolitana a limitar las medidas de seguridad en torno a la nueva residencia del ex primer ministro británico Tony Blair para evitar que el barrio se convierta en una "pequeña fortaleza". El concejal Danny Chalkley, miembro del departamento para el Desarrollo Económico y el Transporte, señaló que la autoridad local "comprende" los riesgos asociados con la seguridad del anterior primer ministro, pero que "no desea ver como las zonas residenciales de Westminster se convierten en pequeñas fortalezas". Al despertarse esta mañana, los residentes de Connaught Square, la elegante plaza londinense que acogerá a la familia de Blair, vieron como la policía había anulado las plazas de aparcamiento de su zona, en aplicación de la Ley de Prevención del Terrorismo del 2000, informó hoy la agencia de noticias británica PA. Los Blair compraron la casa en el 2004 por 3,65 millones de libras (unos 5,4 millones de euros/7,2 millones de dólares) y la habían tenido alquilada hasta ahora. La residencia, que está siendo sometida a un intenso proceso de reforma, está diseñada para albergar no sólo a la familia del ex primer ministro, que tiene cuatro hijos, sino también el numeroso personal de seguridad. "Las medidas de seguridad que requiere Blair deben adaptarse a las necesidades diarias del resto de residentes y comercios", opinó Chalkley, que añadió que desde el Ayuntamiento se seguirá intentado minimizar las incomodidades que estas reformas puedan ocasionar en los vecinos. La nueva residencia de los Blair, próxima a Marble Arch, en una de las esquina de Hyde Park, está al mismo tiempo cerca de Edgware Road, conocida como el pequeño Beirut, el corazón del barrio árabe de Londres.