Barenboim celebra hoy su 65 cumpleaños haciendo lo que le gusta

El pianista y director de orquesta Daniel Barenboim celebra hoy su 65 cumpleaños haciendo lo que le gusta y considera importante: un concierto para financiar un proyecto de guardería musical. "En el día de cumpleaños hay que hacer lo que uno quiera y eso haré yo, lo que me gusta y considero importante", declaró Barenboim (Buenos Aires, 1942) antes de dirigirse a la sede de la Orquesta Filarmónica de Berlín para ofrecer, como pianista, un concierto benéfico bajo la dirección de su colega y amigo Zubin Mehta. Barenboim, que comenzó su carrera musical al piano, tocará esta noche como solista dos de los conciertos compuestos para ese instrumento por Ludwig van Beethoven y Franz Liszt. El programa incluye la IV sinfonía de Johannes Brahms a cargo de la Staatskapelle, orquesta de la Staastoper unter den Linden de Berlín, teatro del que Barenboim es director musical. Según el músico, los fondos que genere el concierto se destinarán a uno de los últimos proyectos de la Fundación que lleva su nombre, en este caso a una guardería musical. "No se trata de una educación musical sino de educar a los niños a través de la música", destacó Barenboim, que dijo que observa con preocupación cómo la música pierde terreno en la vida cotidiana quedando relegada a una especie de vieja torre de marfil. "En los años setenta y ochenta se dieron grandes pasos a través de la profesionalización de la vida musical en todos los sectores sociales, pero esos avances, incluido el tecnológico, no han ido acompañados de un aumento de la necesidad de música; es más, esa necesidad descendió de forma dramática", añadió. Para Barenboim "esos son sólo los síntomas de una enfermedad que hay que combatir desde dentro" y el primer paso es "luchar para que la música sea una parte esencial de la educación del ser humano". Al margen del concierto esta noche en la Filarmónica, el maestro argentino-israelí no prevé más celebraciones porque cumplir 65 años sólo significa para él una cosa: "A partir de ya, podré viajar en el metro de Berlín a mitad de precio".