Boris Becker quiere compartir custodia de su hija con modelo rusa

El ex tenista alemán Boris Becker, solicitará la custodia compartida de su hija, Anna Ermakowa, fruto de un encuentro fugaz con la modelo rusa Angela Ermakowa, por responsabilidad de padre y para impedir que la niña sea expuesta permanentemente como en un escaparate. "Me duele el alma ver como mi hija, especialmente este año, ha sido expuesta públicamente, ya sea en programas de televisión o en pases de moda", declaró Becker en entrevista con la revista "Stern". El tricampeón de Wimbledon, que estos días ocupa las páginas de algunos diarios alemanes con motivo de la publicación de su libro "Was Kinder stark macht" -"Lo que hace fuertes a los niños", explicó que por ello le gustaría tener la custodia compartida de Anna. "No me preocupan las campañas de relaciones públicas, lo que me preocupa es la familia Becker", afirmó Boris y destacó que "mi hija se merece ver a sus hermanos y a su padre de forma regular". A corto plazo, el deseo del ex tenista, a quien le gustaría tener más hijos, es que Anna pueda celebrar la Navidad con él y sus hermanos en Miami, residencia actual de su ex mujer, Barbara, con quien mantiene una excelente relación. Esa armonía no ha sido la constante en casa de los Becker, especialmente cuando éste confesó a su entonces esposa, Barbara, su breve relación extra-conyugal con la modelo rusa. Ermakowa se quedó embarazada, según relato coincidente de los dos, en el cuarto trastero de un hotel, inmediatamente después de conocerse y en una escena que, según explicó en su momento Boris, duró apenas cinco segundos, los más caros de su vida. Tras eso empezó un costoso proceso de divorcio con Barbara, así como el reconocimiento de la paternidad de Anna, lo que aumentó la cuenta de gastos familiares de Becker. En el libro que ahora saldrá a la venta, por 19,95 euros y de la editorial Zabert Sandmann, el ex-tenista se presenta como un amante padre, con una foto en la portada abrazado a sus tres hijos.