Botafumeiro volverá a volar en catedral tras dos meses para cambio cuerda

El botafumeiro, el gran incensario de la catedral de Santiago de Compostela, volverá a oscilar en las alturas del templo el próximo miércoles 11 tras dos meses de inactividad para la sustitución de la cuerda del que pende, informó hoy a Efe el portavoz del cabildo, José Fernández Lago. Fernández Lago explicó que "el botafumeiro estará en funcionamiento casi seguro el miércoles 11" ya que los técnicos todavía están "tratando de tensar la nueva cuerda de nailon", que sustituye a la anterior deteriorada por el uso y el rozamiento. La nueva maroma ha sido fabricada en Callosa del Segura (Alicante), por la empresa Cabos y Redes, mide 65 metros de largo, 55 milímetros de grosor y pesa unos 90 kilogramos. Apuntó que la anterior cuerda de fibra natural, de la que colgaba el incensario, se había deshilachado tras tres años de uso porque estaba "rozando constantemente con algo", pero no precisó con qué. Explico que durante los años santos, de junio a octubre, es el propio cabildo el que sufraga los gastos que genera el uso del incensario, mientras que fuera de esas fechas se suele utilizar en días en los que se celebran solemnidades y en ocasiones especiales. El resto de los días son los propios peregrinos los que tienen que solicitarlo y correr con los gastos del uso de incensario que manejan ocho tiraboleiros. Indicó que un motivo que les retraía a la hora de poner en marcha el botafumeiro es que cuando el cabildo lo costea "muchas agencias de viajes cobran a los peregrinos por su funcionamiento" pero "no dan a la catedral ni cinco céntimos". Especificó que el cabildo hace un "esfuerzo enorme" para financiarlo y agregó que "es difícil mantenerse" pues "muchas catedrales cobran entrada y nosotros tampoco lo hacemos". Añadió que ya se produjeron peticiones de peregrinos para poner en funcionamiento el incensario, "incluso más de las que esperábamos".