Britney Spears se entrega a la policía por huir de un accidente

La cantante estadounidense Britney Spears cumplió anoche con el trámite formal de entregarse a la policía de Los Ángeles después de que fuera acusada formalmente en septiembre de huir tras un accidente y de conducir sin licencia, informaron hoy fuentes policiales. Según un portavoz de la policía de Los Ángeles, la artista se mostró "colaboradora" en todo momento y se entregó en la comisaría situada en Van Nuys. Al llegar a la misma, fue fotografiada por las fuerzas de seguridad, se le tomaron las huellas dactilares y se le abrió un expediente policial. Ahora el siguiente paso para Spears será acudir a la primera vista sobre el caso, el próximo 25 de octubre. La artista estuvo en la comisaría alrededor de 45 minutos y rechazó el ofrecimiento de la policía de poder salir por la puerta trasera, añadió la citada fuente. El pasado sábado por la noche la artista volvió a chocar con un coche, de un fotógrafo, pero en este caso no huyó y le pidió perdón al propietario a la vez que le reconoció que ella era muy mala conductora. Spears acudió a la comisaría vestida con un traje negro y una chaqueta de cuero del mismo color. Ambos cargos, que podrían suponerle un máximo de seis meses de cárcel y una multa de mil dólares, tienen como origen un accidente ocurrido en un aparcamiento privado en la localidad californiana de San Fernando el pasado 6 de agosto.