Britney Spears, obligada a ingresar en hospital tras disputa sobre hijos

La policía intervino anoche en una reyerta en la casa de la cantante estadounidense Britney Spears y la envió a un hospital, en ambulancia, debido a que parecía estar bajo la "influencia de alguna sustancia aún no identificada", informaron hoy los medios locales de Los Ángeles (EEUU). La policía fue llamada a las 20.00 hora local de ayer (04.00 GMT de hoy) porque Britney se negaba a entregar a sus dos hijos pequeños al empleado que su ex marido, el bailarín Kevin Federline, había enviado a la residencia de la cantante para recogerlos, informó el diario The Los Ángeles Times. Britney había recibido la visita de sus hijos en el marco de una orden judicial que otorga a Federline la custodia provisional de los dos pequeños, con un régimen restrictivo de visitas para Britney. Los policías intentaron durante casi tres horas resolver la riña entre Britney y el escolta de Federline que éste había encargado de trasladar a los dos niños desde la casa de su madre, ya llegada la hora límite para la visita, las 19.00 hora local, hasta la residencia de su padre, según los sitios web dedicados a los famosos de Hollywod, TMZ y el de Perez Hilton. Al final, Britney entregó los niños a las 22.50 de anoche (06.50 GMT de hoy) y fue sacada de su casa en una camilla, metida en una ambulancia y llevada al hospital Cedars of Sinai. Según TMZ, el hijo menor de Spears y Federline, Jayden James, de dos años, fue introducido en una segunda ambulancia. El hijo mayor, Sean, de tres años, siguió a su madre y su hermano menor, pero en el asiento de atrás de un turismo, según Perez Hilton, nombre de pluma de Mario Lavandeira, estadounidense cuyos padres son cubanos de ascendencia gallega. Perez Hilton informó de que Federline acudió al hospital a las 00.20 de la madrugada (08.20 GMT) y que el padre de Britney, Jamie Spears, llegó una hora más tarde. Según Perez Hilton, amigo de Paris Hilton y otros muchos famosos, Britney estará sometida a una "evaluación psiquiátrica" además de los análisis para determinar cuáles son las sustancias que haya podido ingerir. "Después, ¡esperemos que la detengan!", agregó el periodista idiosincrático.