Britney Spears se suelta la melena

  • Los cabellos de Britney Spears, la cantante que sorprendió a sus seguidores el viernes pasado al romper con su imagen de niña buena y raparse el pelo al cero, salieron hoy a la venta en internet por un millón de dólares.

Deseosa, quizá, de sacarse un pico a costa de esta última extravagancia de la artista, la dueña de la peluquería de California donde se rasuró, Esther Tognozzi, decidió poner estos pelos a la venta en la página web buybritneyshair.com.

El paquete también incluye la maquinilla con la que la pelaron, la lata del refresco que tomó mientras tanto y un mechero marca Bic. La web incluye fotos del cabello "absolutamente auténtico", ofrece a los compradores "la oportunidad de su vida" y asegura que una parte del dinero irá a parar a organizaciones de caridad no especificadas.

El cabello salió a la venta originalmente en el sitio de subastas por internet eBay, que retiró la apuesta por razones desconocidas. Spears, de 25 años, se rapó el viernes, justo dos días después de salir de una clínica de rehabilitación en la isla caribeña de Antigua, donde sólo pasó un día, y acompañó esta nueva imagen -nada favorecedora, según la prensa del corazón- grabándose un tatuaje en la muñeca en forma de unos labios.

Se trata de una imagen a años luz de la que la artista ha mantenido hasta ahora, y se especula con que las broncas con su ex marido, el bailarín Kevin Federline, con quien está inmersa en una agria batalla por la custodia de sus dos hijos, tienen la culpa de que se le haya ido la cabeza.

Algunos medios de la prensa rosa aseguran que se cortó el pelo para hacer rabiar a su madre, Lynne, quien supuestamente le está presionando para que haga más caso a su hijos, y otras fuentes del mundo del cotilleo indican que la verdadera razón es que después de teñirse la melena tantas veces estaba quedándose medio calva.

Por otra parte, a Spears se le ha visto este fin de semana en Hollywood, en Los Ángeles, con una peluca rubio platino y unas gafas de sol, según la revista "People". Este medio indica que la joven cantante acudió a una fiesta de Karaoke y que uno de los invitados pidió interpretar "Baby One More Time", su primer éxito. Molesta, quizás, por una mala interpretación del tema que contribuyó a lanzarle al estrellato, Spears abandonó la fiesta poco después.