Britney Spears y Kevin Federline han llegado a un acuerdo para su divorcio, según un portavoz de los abogados del bailarín estadounidense.

El acuerdo, que pone fin a dos años de matrimonio, fue concertado tras una reunión de cinco horas en la que participaron los abogados de la cantante de 24 años y de Federline. Spears y Federline firmaron "un acuerdo global relativo a todos los temas de su matrimonio", incluyendo asuntos financieros y la custodia de los dos hijos de la pareja, señaló el portavoz en una declaración sin proporcionar otros detalles.

La concreción del divorcio se produjo días después de que Spears abandonara una clínica de rehabilitación, donde estuvo casi un mes debido a problemas de drogas y alcohol, según dijeron medios de prensa.

La cantante "pop" ingresó en la clínica tras protagonizar una serie de incidentes como raparse la cabeza, hacerse un tatuaje, y golpear un automóvil con un paraguas. Spears había presentado una demanda de divorcio el pasado 7 de noviembre, en la que citó como razón "diferencias irreconciliables".