CHINO-CUBA (crónica) El barrio chino de La Habana festeja la llegada del "Año de la Rata"

El barrio chino de La Habana, uno de los más antiguos de América Latina, da hoy la bienvenida al "Año de La Rata", fiesta en la que sobreviven tradiciones culturales de una comunidad de inmigrantes casi extinguida por el paso del tiempo. Los típicos olores de la cocina china inundan las callejuelas del barrio donde están los restaurantes encargados de la cena de despedida del "Año del Cerdo" y recibimiento del "Año Nuevo Lunar". Marcado por la segunda luna llena, el nuevo año chino comienza este 7 de febrero regido en 2008 por "La Rata", primer signo del zodíaco oriental de 12 años, al que siguen búfalo, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo y cerdo. Los establecimientos están engalanados con adornos alegóricos de papel rojo, como lámparas y dípticos alusivos a la "Fiesta de la Primavera", algunos colgados en las puertas como talismanes para -según la tradición- ahuyentar a los malos espíritus. Se respira en el barrio desde hace días el aroma de la herencia china mezclado con aires caribeños, con los preparativos para el advenimiento del "Año 4706" del calendario asiático. La atención estuvo puesta en el "Programa presencia", que reúne a jóvenes practicantes de artes marciales, bailarines de la Danza del León y grupos musicales, explicaron a Efe fuentes de la Casa de Artes y Tradiciones Chinas, principal centro cultural del barrio. El punto culminante es la cena familiar, montada en los restaurantes de la calle Zanja, corazón del barrio, en un cálido clima que contrasta con las bajas temperaturas que azotan a gran parte de China desde hace varios días. En el menú hay rollitos de primavera rellenos de vegetales, sopa, arroz frito especial o a la cantonesa, cerdo rebozado con piña y pescado en salsa de ostras, todo acompañado de vino blanco. Abel Fung, de 77 años, que llegó a Cuba en 1948 y vive en esta barriada habanera de unas 40 manzanas, dijo a Efe que celebra la fiesta junto con quince miembros de su familia. "Estoy muy contento por la fiesta", dijo, y recordó que en China por estas fechas se acostumbra obsequiar un "lasi" (sobre) de color rojo, con dinero, y que la gente viste ropa nueva para la ocasión y hace votos para tener suerte en el año que comienza. "Prosperidad, longevidad, felicidad y salud", rezan los caracteres chinos en algunas decoraciones, explicó a Efe Cristina Aton, hija de un emigrante chino encargada de la "Residencia", hogar de ancianos en el que viven once originarios de China y un descendiente, con edades de 75 a 103 años. Las colonias chinas, en La Habana y cualquier parte del mundo, tienden a reunirse a vivir "en su propio barrio", agregó. "Este fue el barrio chino más populoso de América y aún funcionan trece sociedades que en su origen fueron patronímicas, regionalistas y por afiliación religiosa", dijo Cristina. Actualmente viven en la isla 150 personas nacidas en China, de acuerdo con datos oficiales. Los primeros chinos llegaron en 1847, cuando Cuba era colonia española, como "contratados" pero en un régimen prácticamente de esclavitud, para trabajar en las plantaciones de azúcar con el sueño de hacer fortuna y regresar a su tierra, según la fuente. La comunidad vivió su era de esplendor en las décadas de los 40 y 50, al llegar chinos californianos que establecieron importantes negocios. En el barrio se edita un periódico, el Kwong Wah Po, que funciona con tecnología del siglo XIX y se edita en chino.