Celebran conjuro contra tormentas que quieren sea fiesta de interés turístico

La localidad vallisoletana de Cuenca de Campos rememorará mañana un conjuro del siglo XVI al que se recurría para que amainaran las tormentas que amenazaban las cosechas, con la intención de que sea declarada fiesta de interés turístico, explicó hoy a Efe el alcalde, Faustino González (PP). El Ayuntamiento de esta localidad del norte de Valladolid, de unos trescientos habitantes, retomó el año pasado esta tradición con una "acogida fantástica", aseguró el alcalde, quien añadió que se reunieron unas mil personas para disfrutar del acontecimiento, y se espera que este año suba el número de asistentes. En esta ocasión habrá más actores con trajes de época que la edición anterior, se hará un recorrido más largo y se añadirán efectos de sonido y de fuego, para representar las tormentas a las que se hacía frente desde la Torre de Santa Bárbara, llamada popularmente "El Conjuradero". Esta torre de la antigua ermita fue rehabilitada en 1992 como observatorio, ya que desde ella se puede disfrutar de una vista de varios kilómetros a la redonda de la meseta en la que está situada Cuenca de Campos. "Cuando las campanas tañían a nublado, salían los sacerdotes hasta Santa Bárbara para pedir la intercesión divina, y que no descargasen pedrisco ni tormentas", explicó el alcalde, que recordó también el dicho popular "acordarse de santa Bárbara cuando truena". Una de las antiguas fórmulas contra las tormentas que aparecen documentadas desde que dejó de practicarse el rito en 1886, es la que dice: "Aplaca señor tu ira, tu justicia y tu rigor, dulce señor de mi vida; misericordia señor".