Celine Dion, protagonista en la iluminación del abeto del Rockefeller Center

La cantante canadiense Celine Dion fue hoy la principal protagonista de la tradicional ceremonia de iluminación del gigantesco árbol navideño que todos los años acoge el Rockefeller Center de Nueva York, para celebrar las Pascuas. La intérprete, que se encuentra en plena promoción de su último trabajo, "Taking chances", fue la encargada de amenizar un acto que se celebra desde hace 75 años y que, con el paso del tiempo, se ha convertido en un auténtico acontecimiento, no sólo para los neoyorquinos, sino para todo Estados Unidos. Ante la atenta mirada de miles de personas que aguardaron desde primera hora de la tarde en el céntrico lugar, Dion cantó varios temas en un acto que culminó con la iluminación de las 30.000 bombillas que adornan el árbol, y que dio por inaugurada oficialmente la época navideña en la Gran Manzana. "Durante toda nuestras vidas, este ha sido el árbol de nuestro jardín. Es increíble pensar que ahora va a ser visto por el mundo entero", aseguraron Joe y Judy Rivnyak, los dueños hasta ahora del abeto de más de 25 metros de altura y siete toneladas de peso. "Mucha gente va a poder disfrutar de él, así que es un verdadero privilegio poder compartirlo con todo el mundo", añadieron orgullosos. Los encargados de iluminar el abeto noruego fueron el alcalde de la ciudad Michael Bloomberg, acompañado por Jerry Speyer, presidente de Tishman Speyer, propietaria del Rockefeller Center, quienes accionaron el botón que iluminó el árbol. La célebre intérprete de temas como "My heart will go on" o "Tell him" no fue, sin embargo, la única nota musical de la noche, ya que fueron varios artistas los que actuaron en la plaza central del Rockefeller Center. Entre ellos destacaron, además de las asiduas bailarinas sincronizadas conocidas como las Rockettes, que abrieron la ceremonia, el popular cantante estadounidense Tony Bennett y la intérprete británica Natasha Bedingfield, quien saltó a la fama en EEUU con su éxito internacional "These words". Además de ellos, también despertó especial interés entre el público la actuación de Carrie Underwood, una joven de 24 años que ganó la cuarta edición del concurso de cazatalentos "American Idol", gracias a su habilidad con los temas "country", y que consiguió un premio Grammy este año. Esta tradicional ceremonia de iluminar un espectacular árbol navideño a las puertas del edificio Rockefeller se remonta a 1933, aunque los trabajadores que intervenían en la construcción del rascacielos habían plantado en el solar, dos años antes, un abeto de dimensiones mucho más modestas y sin decoraciones luminosas. La diferencia de este año es que se trata de la primera vez que el abeto en cuestión se ilumina con bombillas de bajo consumo, gracias a la tecnología de los LED (Diodos Emisores de Luz), más eficientes que las tradicionales, y que, además, se alimentan de la energía solar almacenada gracias a los paneles que se instalaron en el Rockefeller Center. La parte del árbol que más miradas captó fue, como cada año, la estrella de cristal de casi tres metros y 250 kilos diseñada por Swarovsky y que fue instalada el pasado 13 de noviembre, con la ayuda de cuatro personas, en lo más alto del árbol. Como en ocasiones anteriores, la ceremonia fue transmitida en directo por la cadena televisiva NBC, dentro de un programa especial de dos horas de duración.