Checos contrastaron la veracidad de dos fuentes independientes contra Kundera

El Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios de la República Checa (USTRCR) ha contrastado la veracidad de dos fuentes documentales independientes antes de concluir que el escritor Milan Kundera delató a un compatriota suyo en 1950. Así lo explicó a Efe hoy en Praga Vojtech Ripka, director del Departamento de Documentación del USTRCR, después de que Kundera, que desde 1975 vive en Francia, donde obtuvo la nacionalidad gala, protestara ayer contra las alegaciones de delación. "Se trataría de dos errores, algo que el Instituto descarta totalmente", dijo Ripka. Recordó que en 1950 fue detenido en la capital bohemia el ciudadano checo Miroslav Dvoracek, que había emigrado a Alemania tras la irrupción de los comunistas en el poder en febrero de 1948, y había comenzado a trabajar como agente de la Counter Intelligence Corps (CIC) o servicio de contraespionaje militar estadounidense. "Hay dos fuentes independientes: el documento de denuncia a la policía efectuada por Milan Kundera, de cuya veracidad no dudamos, y la conversación biográfica con Iva Militka, cuando ella no tenía conocimiento de esa denuncia", aseveró Ripka. El primer documento "se encuentra en los Archivos de los Servicios de Seguridad, que no forman parte del USTRCR", aunque su publicación depende del jefe del instituto, Pavel Zacek, explicó el checo. "No hay ninguna circunstancia que induzca a pensar que no es veraz. De hecho se van a publicar más documentos que arrojan aún más luz sobre este caso", aseguró. El 14 de marzo de 1950 consta la denuncia realizada en la comisaría del Distrito VI de Praga que dice así: "Hoy a las 16 horas se personó en esta oficina el estudiante Milan Kundera, nacido el 1 de abril de 1929 en Brno (...) y declaró que hoy (Iva Militka) se encontró en Klarov con un tal Miroslav Dvoracek. Este dejó con ella un maletín, por el que volverá esta tarde". Ese mismo día, Militka declaró a los agentes: "Dvoracek se escapó supuestamente del servicio militar y está en Alemania desde la pasada primavera, a donde marchó ilegalmente (...) y se ha comprobado que se encuentra bajo búsqueda de la comisaría de Pilsen para su detención". La detención tuvo lugar a las 20 horas de aquel día, cuando Dvoracek volvió a la residencia por su maletín, que no contenía ningún objeto comprometedor, tan sólo dos sombreros, dos pares de guantes, dos gafas de sol y una caja de cremas para la piel. Dvoracek fue sentenciado a muerte por deserción, espionaje y alta traición, una pena que fue conmutada luego a 22 años de trabajos forzados, de los que cumplió 14. Hoy reside en Suecia, donde emigró en 1968. El testimonio biográfico de Iva Militka fue recabado muchos años después por Adam Hradilek, coordinador del grupo de Historia Oral del USTRCR y autor del artículo "La delación de Milan Kundera", publicado este lunes por el semanario "Respekt". Militka, que es familiar lejana de Hradilek, "concedió aquella conversación con la condición de no hablar con nadie más", precisó Ripka, y fue ella quien informó a su amigo Miroslav Dlaska de que Dvoracek iba a pernoctar en la residencia estudiantil. "Cuando se produjo la detención, Dlaska no quiso hablar del tema con Militka. Sólo a mediados de los años 60 le dijo que había transmitido a Milan Kundera, su colega de residencia, la información que tenía (sobre Dvoracek)", añadió el documentalista. "Con Kundera se intentó una comunicación por fax antes de la publicación del artículo, pero de él no llegó ninguna contestación", aseveró Ripka. En declaraciones a la agencia checa CTK, el autor de novelas como "La insoportable levedad del ser", "La broma", "El libro de la risa y el olvido" y la obra de relatos "El libro de los amores ridículos" negó ayer haber conocido a Iva Militka y a Miroslav Dvoracek, y considera esta causa como un atentado orientado a desprestigiarle, precisamente cuando comienza la Feria del Libro de Fráncfort.