Chilenos dicen que lograron récord Guinness por subir con vehículo a volcán

Los chilenos Gonzalo Bravo, y Eduardo Canales, aseguraron hoy que inscribieron sus nombres en el "Guinness World Records", tras subir a bordo de un vehículo al volcán Ojos del Salado, el más alto del mundo, el pasado 21 de abril. Bravo y Canales afirmaron que impusieron una marca mundial en altura al subir a los 6.688 metros del volcán, localizado en el norte de Chile, a bordo de un todoterreno Suzuki modelo 1986, modificado mecánicamente por uno de ellos. "La espera de la inscripción (en el libro de récord Guinness) fue eterna", comentó Bravo, tras indicar que la organización, con sede en Londres, emitió el certificado que les otorga la marca. Agregó que "hubo que hacerse de paciencia y regirse a los plazos que el Guinness determinara, pero valió la pena". Bravo dijo que él y Canales realizaron tres intentos de subir a la montaña, ya que por problemas climáticos y mecánicos sus primeros esfuerzos no dieron resultados. Durante la expedición, que prácticamente realizaron sin apoyo económico de patrocinadores, Bravo y Canales tuvieron que sortear fuertes pendientes arenosas, rocas de gran tamaño, casi un kilómetro sobre un glaciar, y vientos cercanos a 100 kilómetros por hora en algunos tramos. Según comentaron, el récord no estuvo exento de polémica, ya que dos semanas antes un grupo alemán había impuesto una marca de 6.642 metros en el volcán Ojos del Salado, situado en la región de Atacama, a unos 1.000 kilómetros al norte de Santiago. Los miembros del equipo alemán aseguraron que habían llegado al borde del cráter y que era imposible alcanzar más altura.