Colombiano residente en Madrid rescata en cuentos la figura del vagabundo

El abogado y periodista colombiano Mario Jaramillo, residente en España, presentó en Bogotá su libro "Vagabunderías", una serie de cuentos que tienen como eje la figura universal del vagabundo en distintos países y situaciones. Jaramillo recoge en "Vagabunderías" (Seix Barral, 169 páginas) las historias de seis vagabundos en Nueva York, Boston, Los Ángeles, Bogotá, Madrid, Atenas y Estambul. "No porque exista el concepto de globalidad, pero el vagabundo es un ser muy global, quizá una de las figuras más globales que puedan existir desde el punto de vista humano. El vagabundo en Estambul o en Atenas, el de Nueva York o el de Bogotá tienen perspectivas muy semejantes de vida", declaro Jaramillo en una entrevista con Efe. El abogado bogotano vive hace diez años en Madrid, donde es profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad San Pablo CEU y es autor de una biografía de Esteban Jaramillo, uno de los primeros y más destacados ministros de Hacienda de Colombia. "He tenido siempre una fijación por el vagabundo. Esa figura que aparece en las calles es una figura muy urbana y había tenido una fascinación por el personaje, aunque nunca con el interés de abordarlo literariamente", señaló. Explicó que el vago, "que para mucha gente es una figura enigmática, genera una serie de preguntas", cómo quién es y de dónde viene. "He estado siempre en el mundo de las ciencias sociales y en el mundo de la no ficción. Pero hace unos cinco años, después de tanto tiempo viendo a los vagos, hablando con ellos, que tienen unos paraísos mentales muy interesantes", expresó el autor. Explicó que tuvo entonces "la tentación de pasar de la no ficción a la ficción, que es un paso bastante difícil, porque pasa uno del rigor de la ficción al vigor de la ficción. Se pasa de tratar de ser un cronista de la verdad a ser un mentiroso crónico", dijo. Jaramillo aclaró que el suyo "no es un libro de denuncia, sino sobre la renuncia, porque los vagabundos son unos seres humanos que renuncian o que se ven obligados a renunciar a una forma de vida y, aunque tienen su universo mental, tiene muchos denominadores comunes en el mundo". Los vagabundos, continuó, "tienen un paraíso difícil de penetrar. Hay unos que son absolutamente silenciosos, muy observadores pero que hablan muy poco, y hay otros que hablan en exceso". El escritor indicó que "el vagabundo, con pocas excepciones, es un ser dotado de cierta brillantez, lo cual explica su capacidad para sobrevivir. La picardía reclama cierta brillantez. Cualquiera no puede ser pícaro". Para Mario Jaramillo, "el vagabundo siempre esta muy cerca. En la puerta de la iglesia o en la esquina. Y casi todas las universidades tienen vago propio, que es un ser que no hace nada, en un sitio en el que se supone que se puede ser todo, menos vago". El catedrático colombiano precisó que trabaja en una novela que está "construyendo ya mentalmente".