Condoleezza Rice se ve obligada a pagarse su propio regalo de cumpleaños

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, fue quien se pagó el traje de noche del diseñador Oscar de la Renta que, en principio, iba a ser un regalo del embajador del Reino Unido en Washington, David Manning, quien le ofreció una fiesta sorpresa de cumpleaños en 2004. Así lo confirmó un portavoz del Departamento de Estado al diario The Washington Post quien indicó que, si bien la fiesta fue un regalo, el vestido fue costeado por la propia Rice. Nadie ha dicho el precio del mismo. Los hechos se remontan a 2004 cuando Manning le ofreció una fiesta sorpresa a Rice por su 50 cumpleaños en la embajada británica de la capital estadounidense. La secretaria de Estado salió "engañada" pensando que el coche que la trasladaba la llevaba a ver a una tía suya, debido a lo cual apareció vestida con unos simples vaqueros. Pero cuando vio que el automóvil se desviaba, Condi empezó a preocuparse por la vestimenta. El embajador lo tenía todo previsto, incluido un precioso vestido de noche de Oscar de la Renta, su diseñador favorito. La fiesta quedó en el recuerdo, pero el Foreign Office no la olvidó y esta semana se publicó que habían sido los contribuyentes británicos los que pagaron por la fiesta 9.512 dólares, en los que no se incluía el vestido "que fue un regalo personal del embajador". Las malas lenguas especulan hoy en el Washington Post que la broma le salió cara a Condi quien podría haber pagado más por el vestido que el embajador por la fiesta. De cualquier forma, le sacó de un buen apuro.