Cristian Castro se distancia de su esposa, en quinto mes de embarazo

El cantante mexicano Cristian Castro afirmó que quiere ser "libre", durante una entrevista con la revista "People en Español", en la que habla de su distanciamiento de su esposa, la argentina Valeria Liberman, que se encuentra actualmente en el quinto mes de embarazo. "Quiero ser libre", confesó el popular artista, de 32 años, a la revista durante una entrevista en exclusiva. "Creo que siempre hay que estar bien en la vida; si no se puede estar bien, entonces hay que moverse", subrayó el artista, que se ha mudado a México desde Miami después de tres años de matrimonio. De momento, la hija de la pareja, Simone, de dos años de edad, permanecerá en Miami con Liberman, que está en el quinto mes de embarazo, explicó la publicación en su sitio en internet. Cristian y Valeria, una abogada argentina, contrajeron matrimonio en Miami en 2004. El cantante había estado casado antes con la modelo paraguaya Gabriela Bo. Cristian Castro mantendrá un apartamento en esa ciudad para poder estar cerca de sus hijos y aseguró que nunca les faltará la figura paterna. "Quiero ser buen papá, quiero ser un papá divertido, que va a estar siempre con ellos", declaró el cantante. Aunque el distanciamiento físico de su hija le causa inquietud, agregó: "Lo que menos le faltará es amor y respeto y ganas de que triunfe en la vida como tal vez no pude triunfar yo en lo personal". En cuanto a la relación con su madre, la actriz Verónica Castro, Cristian aseguró que "muy probablemente" se produzca una reconciliación, pues ambos estarán viviendo en el mismo país. "People en Español" divulga también en su edición virtual una entrevista exclusiva con Valeria Liberman, quien la concedió unos días antes de que el cantante mexicano hiciera sus declaraciones, en la que daba a entender que todo estaba bien entre ellos, según la publicación. Tres días antes de ocurrir el distanciamiento entre la pareja, Valeria describía a Cristian como un papá "amoroso, cariñoso, juguetón" y como un marido "muy atento, consentidor, apasionado". Afirmaba, además, que ambos estaban "muy felices, con mucha ilusión de tener otro bebé en casa".