Cubanos descontentos con calidad del humor teatral, según encuesta

La mayoría de los espectáculos humorísticos de la escena cubana repiten chistes, son caricaturescos, tienen una pobre escenificación y decepcionan al público, según las conclusiones de una encuesta realizada por el semanario oficial "Trabajadores". Bajo el título de "Bostezos en el teatro humorístico", el rotativo afirma que el público cubano, seguidor habitual del género tanto en el teatro como en el cine o la televisión, abandona en los últimos tiempos las salas teatrales con bostezos, "molestos o con una leve sonrisa". Según los resultados de una encuesta nacional realizada por "Trabajadores", el 47 por ciento de los entrevistados consideró "insuficiente" la producción humorística teatral, el 26 por ciento la encontró "regular", mientras que sólo el 16 por ciento la valoró como "excelente". Los espectáculos se ven afectados, entre otras causas, por la calidad de los libretos, la producción, la falta de dirección artística y la utilización de fórmulas fáciles y repetitivas, precisa el Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba. El actor Osvaldo Doimeadios, galardonado con el Premio Villanueva 2007 de la crítica teatral cubana por su show "Aquí cualquier@", dijo al semanario que "no existe un equilibrio entre la cantidad de puestas en escena y su calidad" y añadió que es necesario cambiar las estrategias de producción de las representaciones. Según Doimeadios, hay "pobreza" en la búsqueda de situaciones, "no aparece una concepción del arte como proceso universal", se abusa de los temas locales de moda, y "se pierde el riesgo de realizar sátiras, absurdos, sarcasmos, y lo que se representa resulta algo homogéneo y muy directo". "El público debe salir feliz del teatro, no dañado. Cuando un espectador sale dañado es un golpe y una pérdida para el humor", indicó el actor. "No creo que exista una crisis en el humor, pero no podemos permitir que la vulgaridad y la palabra obscena se apropien de los escenarios", opinó Octavio Rodríguez (Churrisco), uno de los humoristas más populares de Cuba. Para "Trabajadores" es necesario "producir al menos tres o cuatro espectáculos anuales con calidad", lograr una mayor relación entre los artistas, el Centro Promotor del Humor y el Consejo de las Artes Escénicas, así como la "superación constante" de los humoristas.