Decenas de investigadores buscan pirámides en Bosnia

La intensa ola de calor tropical, pocas veces experimentada en Bosnia, no ha logrado impedir a varias decenas de entusiastas para que prosigan las excavaciones en el "valle de las pirámides bosnio", en las proximidades de la ciudad de Visoko, a unos 30 kilómetros al noroeste de Sarajevo. El Indiana Jones bosnio,Semir Osmanagic, un joven investigador y hombre de negocios que vive entre Houston, EEUU, y Bosnia-Herzegovina, afirmó por primera vez hace tres años que cerca de Visoko había hasta cuatro pirámides: del Sol, de la Luna, del Dragón y del Amor. "Son objetos colosales que con seguridad fueron construidos por una civilización más desarrollada que la nuestra", dice a Efe Osmanagic y muestra con la mano un cerro de forma triangular, que supuestamente cubre la pirámide del Sol. "Los bloques que forman la pirámide pesan de entre siete y ocho toneladas, y los hay incluso de 23 toneladas", asegura el bosnio. Al pie de la elevación, las excavaciones, iniciadas hace más de un año, descubrieron un camino de grandes láminas de piedra, ajustadas con precisión, y un túnel, de unos 150 metros de largo, lleva hacia las pirámides del Sol y de la Luna. Según la hipótesis de Osmanagic, el complejo piramidal comunica por una red de túneles subterráneos, de una superficie de entre 25 y 30 kilómetros cuadrados. Durante las excavaciones, han sido descubiertas también grandes planchas de piedra al pie de dos cerros, que corresponden a las pirámides del Sol y de la Luna, que, según Osmanagic, "debe ser obra de la mano humana". Este apasionado investigador de las antiguas civilizaciones y sus ayudantes no saben explicar quién los edificó ni cuándo, pero Osmanagic supone que son de hace 12.000 años. Su afirmación provocó mofas de los historiadores y arqueólogos bosnios. "El complejo de las pirámides es similar a los de Perú, México y Bolivia", asegura Osmanagic, que recientemente visitó las "huacas" (templos prehispánicos) peruanas del Sol y de la Luna en las proximidades de las ciudad de Trujillo. Explica que en todas las estructuras piramidales hay pirámide del Sol; el dragón, que dio el nombre a otra pirámide de Visoko, significa la sabiduría y la inteligencia, mientras que la pirámide del Amor sólo existe en Bosnia. Si las excavaciones no han logrado convencer a los escépticos de que los alrededores de Sarajevo guardan el secreto de las primeras pirámides europeas, sí que han traído un obvio progreso a Visoko, ciudad medio dormida de unos 50.000 habitantes. Ahora, las calles de Visoko están repletas de visitantes tanto bosnios como extranjeros curiosos de ver una pirámide en el corazón de los Balcanes. Según datos de la Fundación "Parque arqueológico - pirámide del Sol", 350.000 personas han visitado la ciudad en algo más de un año. Visoko abunda de tiendas de recuerdos, de nuevos restaurantes y albergues, que prefieren ponerse el nombre "El faraón" aunque ofrecen especialidades bosnias, incluido el popular kebab. Un comerciante de recuerdos Sefer tiende la mano hacia el cerro y dice: "Algún diablo está allí, y si resulta que es pirámide, será bueno para todos nosotros". El presidente de la mencionada Fundación, Ahmed Bosnic, indica que en los últimos meses varios políticos de los países balcánicos han visitado Visoko y prometido grandes sumas para la continuación de las labores de excavación, pero casi todo queda en promesas. Los arqueólogos de Bosnia no dejan de criticar las excavaciones de Visoko y la euforia, que consideran poco justificada. "Esta historia ya no es divertida, y debería ser objeto de una investigación judicial, porque Osmanagic intenta agarrar el dinero estatal con mentiras y engaños, y eso es un delito penal", aseguró en Sarajevo el arqueólogo bosnio Vuk Bacanovic. Osmanagic, el que en Visoko le llaman el "faraón", dice con sonrisa que entiende "la desconfianza", "pero si se establece que en Visoko hay pirámides, habrá que escribir de nuevo la historia del mundo", dice, determinado a probar su hipótesis. "Dentro de cinco o diez años, ya nadie se acordará de sus objeciones, entonces millones de turistas acudirán a Visoko para gozar de los laberintos de las pirámides bosnias", señala.