Declaran culpable de agresión a fotógrafo que persiguió a ex mujer McCartney

Una juez británica declaró hoy culpable de agresión a un "paparazzi" que persiguió a Heather Mills, ex esposa de Paul McCartney, hasta conseguir hacerle una fotografía en un paso subterráneo de Brighton (sur de Inglaterra). El fotógrafo, Jay Kaycappa, que por el momento permanecerá en libertad bajo fianza, tendrá que esperar hasta el próximo 16 de agosto para escuchar la condena, que podría llegar a ser pena de cárcel, según la magistrada Juliet Smith. "Heather está encantada con que se haya hecho justicia y espera que los fotógrafos que la persiguen a diario la dejen en paz a ella y a su hija", aseguró a la agencia británica PA un portavoz de Mills, que se ausentó hoy de un juicio que ha durado tres días. Los sucesos en cuestión tuvieron lugar el 5 de julio de 2006 en la localidad costera de Brighton, durante un paseo de la ex modelo junto a su entrenador personal, Ben Amigoni, y dos amigos, Mark Payne y Michael Shilub. Kaycappa, según la acusación, persiguió al grupo de amigos por la playa hasta un paso subterráneo, donde agarró por el hombro derecho a Mills hasta que ésta se giró y le pudo hacer una fotografía. La ex esposa de McCartney aseguró al tribunal que se metieron en el paso subterráneo para dar esquinazo al fotógrafo, pero se sorprendieron al ver a otro fotógrafo parado a la salida del mismo. "Me morí de miedo y pensé en regresar a la entrada y fue entonces cuando me di la vuelta y me encontré con el señor Kaycappa", afirmó Mills durante el juicio. "Me preocupé porque tenía uno en un lado y otro en otro y me sentí como un animal atrapado", añadió. La juez Smith declaró además culpable al fotógrafo de agredir la noche posterior al suceso a Mark Payne, uno de los acompañantes de Mills durante el paseo por Brighton.