Demanda a floristería por la que su mujer descubrió que estaba con otra

Un hombre de Texas, que mandó un ramo de rosas a su amante, ha demandado a la floristería donde las adquirió después de que una de las empleadas del establecimiento remitiera un recibo de esa compra a la mujer del comprador, de la cual se está divorciando. Leroy Greer, propietario de un negocio de venta de coches de lujo, ordenó en abril a la empresa "1-800-flowers.com" un ramo con rosas rojas, un peluche y una nota de amor para su amante, según explica el rotativo local "Houston Chronicle". Pero Greer, para no levantar sospechas en su mujer, de la cual se está divorciando aunque aún albergaba alguna esperanza de reanudar la relación, pidió expresamente a la empleada de la tienda que le atendió que no mandase ningún recibo a su casa. Desafortunadamente para él, la empleada hizo caso omiso a su petición y a su vivienda llegó una tarjeta de agradecimiento que fue vista por la mujer de Greer. La mujer vio el contenido de la nota que Leroy dedicó a su amante, que decía: "Sólo quiero decirte que te quiero y que lo eres todo para mí". Acto seguido, la esposa de Greer llamó al establecimiento para solicitar que le enviasen por fax una copia del recibo de la compra y ahí pudo comprobar la identidad de la destinataria. En respuesta a lo ocurrido, la mujer decidió reenviar la copia del recibo a la oficina de su marido e incluyó su propia nota: "Sé un hombre; si te pillan con las manos en la masa, no sigas mintiendo". Leroy Greer alega ahora que la floristería no respetó la política de privacidad de sus clientes y que, además, rompió el pacto al que habían llegado en el momento de la adquisición de las flores. La demanda presentada por Greer exige el pago, por parte del establecimiento, de un millón de dólares por la "angustia mental" que le ha provocado el asunto y por el aumento de la cantidad que tendrá que pagar a su mujer en el divorcio, que ahora quiere la custodia total de sus hijos y una suma de 300.000 dólares. Por su parte, Steven Jarmon, portavoz de la floristería, afirmó en un comunicado que la empresa "se hace cargo de forma seria de todos los asuntos relacionados" con sus clientes, aunque no se hace responsable de sus "conductas personales".