Descubren gran asentamiento neolítico en las islas Órcadas

Un equipo de arqueólogos ha descubierto los restos de un gran asentamiento de la época neolítica en las islas Orkney (Órcadas), al norte de Escocia. Según los arqueólogos, el descubrimiento podría ser tan importante como el de la aldea prehistórica de Skara Brae, llevado a cabo en 1850. El sitio arqueológico, que data de hace 5.000 años, está situado en Ness of Brodgar, en el corazón del Orkney neolítico, entre el llamado Anillo de Brodgar y las Piedras de Stenness. Los arqueólogos del Orkney College sólo han excavado una parte del lugar y han encontrado grandes edificios de piedra de tipo oval, subdivididos en pequeñas cámaras. "Los edificios que hemos descubierto son de un tipo nunca visto antes. Algunas de las estructuras parecen ser de naturaleza doméstica, pero la principal es mucho más compleja y tiene una arquitectura muy simétrica", declaró el jefe de los arqueólogos, Nick Card, a la BBC. Su colega Julie Gibson declaró a la misma emisora que el asentamiento puede aclarar muchas cosas sobre cómo vivía la gente "dentro de los círculos de piedra", utilizados supuestamente para determinadas ceremonias. Las islas Orkney contienen algunos de los lugares arqueológicos mejor conservados de Europa, incluidos asentamientos neolíticos, tumbas e impresionantes círculos de piedra y así lo reconoció la propia UNESCO al declarar en 1999 sus poblados neolíticos Patrimonio de la Humanidad. Desrtaca el magnífico Anillo de Brodgar, formado originalmente por sesenta piedras, de las que sólo quedan en pie 27, que constituían un enorme círculo entre las llamadas Piedras de Stenness y Harray Lochs. En las proximidades están las citadas Piedras de Stenness, la aldea de Barnhouse y la tumba prehistórica de Maeshowe. Los vikingos visitaron Maeshowe en el siglo XII y dejaron allí una de las mayores colecciones rúnicas en norse (antiguo idioma escandinavo) que se conocen. Las Órcadas estuvieron sometidas a gobierno escandinavo hasta 1468 antes de caer bajo la influencia escocesa. Claro testimonio de ello es la catedral de San Magnus, en la principal ciudad de Orkney, Kirkwall, espectacular construcción vikinga edificada en 1137 por el conde Rognavald.