Detenido un maquinista borracho que robó tren e intentó sobornar a la policía

La policía de Olawa (suroeste de Polonia) detuvo hoy a un maquinista en estado de embriaguez, después de que intentara fugarse con un tren cargado de combustible, con el que luego intentó sobornar a los agentes para evitar su detención. Esta mañana, la controladora de la estación de Olawa intentó contactar por radio con el maquinista de un tren de mercancías que se dirigía hacia esa estación, en un procedimiento rutinario que se debe de hacer en estos casos para comprobar que todo funciona correctamente. La controladora se extrañó de que el maquinista no respondiese inmediatamente y comenzó a ponerse nerviosa cuando el conductor contestó balbuceando y sin acertar a expresarse correctamente. La mujer decidió avisar a la policía y cambiar los rieles para que el tren, cargado con 17 cisternas de combustible, se desviase a una vía secundaria donde debía de detenerse hasta recibir nueva autorización para continuar. La situación se tornó peligrosa cuando el maquinista decidió no parar el tren y continuar su marcha, mientras los agentes, que ya se habían personado en el lugar, le perseguían y desde la central le ordenaban parar. Después de unos cientos de metros el hombre frenó en un arrebato de cordura, lo que permitió a los policías detenerle y comprobar que presentaba una tasa de alcoholemia de tres por mil de alcohol. El maquinista quiso arreglar el asunto de una forma "civilizada" e intentó sobornar a los funcionarios ofreciéndoles el combustible que transportaba, lo que éstos rechazaron. El conductor, que tiene 50 años y lleva toda la vida trabajando en el servicio ferroviario polaco, se enfrenta ahora a una pena de tres años de prisión.