Donarán parte de las ventas de cerveza "Malverde" a capilla del santo "narco"

El uno por ciento de las ventas que alcance durante el primer año de vida la cerveza mexicana "Malverde" se donará a la capilla principal del santo de los narcotraficantes, dijeron hoy a Efe fuentes de la empresa. "La única condición para esta aportación es que la capilla lo dedique íntegramente a obras sociales", aseguró Iván Gutiérrez, portavoz de la Cervecería Minerva. Esta cervecera mexicana ha lanzado al mercado hace pocos días una cerveza con el apellido del legendario Jesús Malverde, un "santo" no reconocido por la Iglesia Católica y considerado patrono de los narcotraficantes. La Cervecería Minerva es una empresa fundada por empresarios del estado de Jalisco (cuya capital es Guadalajara), cuenta con 17 empleados y tiene capacidad de producir 100.000 litros mensuales. Minerva confía en comercializar 10.000 cajas de 24 botellas al cerrar 2007. "Si funciona la cerveza, estudiaremos incrementar la aportación para la capilla", señaló Gutiérrez. La capilla principal de Jesús Malverde está situada en Culiacán, capital del norteño estado de Sinaloa, cuna de uno de los cárteles más importantes del narcotráfico mexicano y del capo Joaquín "El Chapo" Guzmán, uno de los más violentos del país y quien está prófugo desde 2001. La leyenda de Malverde, cuya existencia nunca ha podido ser probada, dice que robaba a los adinerados para entregar el botín a los pobres. Entre las muchas versiones sobre su origen, se dice que nació en Jalisco o Sinaloa en 1870, pero su zona de operaciones siempre fue Culiacán (Sinaloa), donde fue capturado y ahorcado por las guardias rurales el 3 de mayo de 1909. Los seguidores más notorios de Malverde han sido los narcotraficantes, pero en sus capillas que están diseminadas en el país también se dan cita ladrones, asesinos a sueldo, prostitutas, drogadictos y hasta inmigrantes.