EXTREMADURA Dirk Nasser, el alemán que rescata del olvido juegos tradicionales extremeños

Nacido hace 49 años en Soest-Westfalia (Alemania) y desde hace trece instalado en Cáceres, Dirk Nasser, profesor de la Universidad de Extremadura, lleva años investigando los juegos tradicionales de Extremadura, que ya ha recogido en varios libros y gracias a los cuales muchos no caerán en el olvido. Nasser, que se define como un "europeísta ilustrado", se encarga de una rama de la Facultad de Ciencias del Deporte que tiene tanto de deportiva como de cultura tradicional, puesto que su trabajo se centra en el deporte como instrumento para el ocio y el juego. Además, es firme defensor y convencido de la "fortaleza" de Cáceres para ser Capitalidad Cultural Europea en 2016, aunque es consciente de la entidad de las ciudades rivales. Pregunta: ¿Qué le hizo desembarcar en Cáceres? Respuesta: Decidí venirme a España, no sé muy bien por qué, me gustaba mucho viajar y el Mediterráneo. Trabajé durante tres años en Ávila y luego me fui a Madrid donde organicé el I Curso de Postgrado de Ocio y Recreación Deportiva, y a raíz de ese curso la Universidad de Extremadura se interesó por mí y me invitó a ejercer en ella. Me gustó el reto, estaba todo por hacer y creía que podía aportar muchas cosas. P.- ¿Qué es lo que más le ha gustado de Cáceres y de Extremadura, en general? R.- Me gustó mucho el carácter de acogimiento de su gente, cuando preguntabas por una dirección no te daban explicaciones sino que te acompañaban. Todavía hoy me sorprende la diferencia entre el carácter de los cacereños y los pacenses, los primeros son más castellanos, más serenos, y según vas más al sur, hacia Badajoz, te encuentras con que son más temperamentales. P.- ¿Y que le ha sorprendido? R.- Me sorprendió la costumbre de sembrar rosales junto a los troncos de los árboles, me parece de un gran aprovechamiento y estéticamente es algo que no había visto nunca. También me sorprendió, cuando llegué, que hubiera colas en las cabinas telefónicas para llamar por teléfono, no había visto antes eso. P.- ¿Cree que Cáceres tiene posibilidades en la carrera hacia la Capitalidad Cultural en 2016? R.- Sí, Cáceres es una candidata fuerte y lo más importante es que los cacereños están convencidos de ello. No obstante, es más positivo el proceso, el camino hasta llegar, que la misma meta. P.- ¿Considera que se está haciendo bien el camino para llegar a la Capitalidad Cultural? R.- Creo que es necesaria una mayor proyección internacional, que Cáceres sea conocida por toda Europa, porque los que estamos aquí ya sabemos lo que tenemos, hace falta darla a conocer fuera. P.- ¿Qué puede hacer cada uno de forma individual para contribuir a esa capitalidad cultural europea? R.- Mucho. Nosotros, los miembros de la Asociación Cultural y Científica de Estudios de Turismo, Tiempo Libre y Deporte (AccETTD), que yo presido, vamos a editar un libro sobre la cultura tradicional del movimiento en Cáceres y presentaremos 13 juegos tradicionales de la provincia en los Juegos Mundiales de Deporte para Todos, que se celebrará en Corea del Sur. P.- ¿Ha pensado alguna vez en regresar de nuevo a Alemania? R.- Nunca se sabe, no quiero excluir nada, pero a mi pareja y a mí nos gusta mucho Cáceres y queremos seguir aquí mientras tengamos cosas interesantes que hacer. Nos gusta la perspectiva cultural de esta ciudad y me sorprende la evolución que ha experimentado en la última década. P.- ¿Qué diferencias encuentra entre la formación en Alemania y en España? R.- En Alemania el sistema de enseñanza pasa por el control de las emociones y, sin embargo, en España, parece que es necesario exteriorizarlas. P.- ¿Qué es lo que le resulta más cómodo de Cáceres? R.- Que las distancias no son muy grandes, se puede ir a cualquier sitio andando o en bicicleta, aunque su uso no está tan extendido como en Alemania y me gustaría que se extendiera.