Escuela de princesa Marta Luisa ya no promete contacto con ángeles y milagros

El centro de educación alternativa Astarte de Oslo, del que es cofundadora la princesa Marta Luisa de Noruega, ha modificado las promesas a sus alumnos sobre contactos con ángeles y enseñanza de milagros, después de la polémica surgida en los últimos días en este país escandinavo. La página web del centro (www.astarte-education.com) corrigió hoy el texto sobre el próximo curso, añadiendo un matiz: ahora se afirma que se "intentará" contactar con ángeles y se enseñará a cómo "intentar" hacer milagros. Las promesas de Astarte, unidas a las declaraciones de la princesa en la web del centro, revelando sus dotes visionarias y sobrenaturales, así como su comunicación con los ángeles, han provocado duras críticas. Una de las más severas ha sido la del diario económico "Finansavisen", que hace dos días acusó en un editorial a Marta Luisa de "timadora" y aludió a que las leyes noruegas prohibían la publicidad engañosa. Desde que la semana pasada salió a la luz la noticia sobre Astarte y los supuestos poderes curativos de la princesa, ni ésta ni la Casa Real se han pronunciado sobre el tema, tampoco sobre las causas ni la duración de la repentina baja por enfermedad de Marta Luisa, anunciada hace tres días. La dirección de la Semana de la Música de Nordland, en Bodø, al norte de Noruega, anunció el pasado lunes que la primogénita de Harald V y Sonia había anulado su participación en una lectura de "Pedro y el lobo", de Sergei Prokofiev, por enfermedad y que ésta la mantendría de baja dos semanas. La escuela, que abre sus puertas en dos semanas, ofrece una enseñanza no oficial de tres años en "lectura", "curación" y "contacto", por un precio de unos 1.500 euros semestrales por 33 días lectivos, alojamiento y comida. La Organización de Protección al Consumidor informó hoy de que ha recibido dos denuncias sobre la publicidad usada por Astarte y de que la próxima semana decidirá si investiga el caso. Un sondeo difundido por la revista del corazón noruega "Se og Hør" reveló que el 48,8 por ciento de los noruegos consideran incompatible la condición de princesa con la de fundadora de un centro como Astarte.