Esposa del británico desaparecido cinco años regresa al Reino Unido

Anne Darwin, la esposa del ex funcionario de prisiones al que se dio por muerto y que volvió a la vida pública más de cinco años después de haber desaparecido, se encuentra ya de camino desde Panamá al Reino Unido, donde la Policía piensa detenerla "en algún momento". Así se lo hicieron saber hoy al diario vespertino británico "Evening Standard" fuentes de la Policía de Cleveland (noreste de Inglaterra), que comentaron que probablemente la señora Darwin no tendrá tiempo ni de pasar el control de inmigraciones del Reino Unido sin ser previamente arrestada. Poco tiempo después de conocerse la historia del ex funcionario de prisiones que reapareció en una comisaría de Londres el pasado sábado, todas las miradas se volvieron hacia Anne, la esposa que sospechosamente había vendido seis semanas antes dos propiedades familiares y que había cobrado el seguro de vida de su supuesto difunto marido, John Darwin. Este miércoles se confirmaba la hipótesis de que ella estaba al tanto de la supervivencia de John cuando se encontró en Internet una fotografía de los dos posando juntos en su apartamento de Panamá en 2006, lo que sustenta incluso con más fuerza la posibilidad de que la fingida muerte forme parte de un fraude de la pareja. La misma noche del miércoles, Anne Darwin abandonó Panamá rumbo a Miami, donde llegó este jueves junto a la corte de periodistas que le acompañan -de los tabloides "Daily Mail" y "Mirror"- para hacer escala hacia el Reino Unido. A su llegada a territorio británico, la esposa del ex funcionario de prisiones, antiguo profesor de ciencias y empleado de un banco, tendrá que someterse además a la reprobación de sus hijos, quienes, según la Policía, no estaban al tanto del presunto plan orquestado por sus padres. "Estoy convencida de que ellos me habrían intentado disuadir. Pero no lo hice, no se lo conté a nadie. Y una mentira llevó a otra. ¿Cómo podrán ahora perdonarme por lo que les he hecho?", ha asegurado Anne en su enésima declaración a la prensa, por lo que ya algunos definen en el Reino Unido como "comedia de situación". Por otra parte y después de asegurar que no recordaba nada desde el año 2000, su esposo continúa detenido y prestando declaración por presunto fraude, tiempo en el que ha conseguido dar "algún tipo de explicación", según reconoció hoy el inspector jefe de Policía Andy Greenwood. Los agentes siguen investigando las numerosas llamadas que han recibido de personas de Europa y América que aseguraban haber visto a Darwin en estos más de cinco años en los que habría viajado con pasaporte falso con el nombre de John Jones. Este último dato fue facilitado por Robert Hopkin, un vendedor de barcos de Gibraltar que aseguró haber tratado con el ex funcionario de prisiones la compra de un yate por un valor de 45.000 libras (62.000 euros) en 2005. Hopkin entregó a la Policía un extracto de una cuenta bancaria en la que Anne Darwin hizo un depósito de 1.000 libras (unos 1.400 euros) por la compra de un barco que finalmente no se materializó, lo que demuestra que ella sabía que su esposo seguía vivo un año antes de la fotografía tomada en Panamá.