Estados Unidos no deja entrar a la cantante Lily Allen

Las autoridades estadounidenses no permitieron la entrada en el país de la cantante británica Lily Allen tras someterla a un interrogatorio de cinco horas en torno a su historial delictivo. Allen, de 22 años, fue detenida por funcionarios de inmigración de Los Ángeles, aeropuerto al que llegó el domingo procedente de Australia para filmar un vídeo con el rapero Kanye West y asistir a los premios de vídeos musicales de MTV. La cantante, según relató hoy en exclusiva al "Daily Mirror", fue puesta en libertad tras ser informada de que su visado de trabajo había sido anulado después de que la policía la detuviese en Londres en marzo pasado por supuesta agresión a un fotógrafo a las afueras de una discoteca y la amonestase. Allen, cuya gira estadounidense, prevista para septiembre, corre peligro, declaró al diario que hará todo lo que está en su poder para no defraudar a sus fans. "Es mi intención cumplir mis compromisos en Estados Unidos en septiembre. El que lo pueda hacer depende de que las autoridades me den un nuevo visado de trabajo. Estoy seguro de que podrá resolverse", explicó. La cantante, que logró este mes de julio con "Smile" su primer puesto en las listas inglesas, actuó recientemente en el concierto celebrado en Londres en memoria de la princesa Diana de Gales.