El Gobierno estudia la venta del antiguo Ministerio de Guerra

Winston Churchill tuvo allí su despacho y Lawrence de Arabia dibujó en una de sus estancias mapas de sus viajes por Oriente Medio: tras casi un siglo de servicios al país, el Gobierno británico estudia la venta de la sede del antiguo Ministerio de Guerra. El histórico inmueble, que dispone de túneles subterráneos secretos que lo conectan con algunas de las sedes gubernamentales más sensibles, como Downing Street, podría ponerse a la venta por 35 millones de libras (unos 48 millones de euros), según el diario británico "The Independent". Un documento interno del Ministerio de Defensa, que al parecer ha recibido presiones del departamento de Economía para que cuelgue el cartel de "se vende", revela que el cierre y la venta del histórico inmueble es probable. Una portavoz del Ministerio de Defensa dijo hoy a Efe que "por el momento" no hay ningún plan para deshacerse del edificio, de estilo neobarroco y que cuenta, además de con sus túneles, con 1.000 habitaciones a lo largo de sus siete plantas, unidos por unos 4 kilómetros de pasillos. Pero sus nuevos propietarios tendrán que hacer frente a una considerable factura para modernizar ese laberinto de oficinas situado en pleno corazón de la zona gubernamental de Whitehall, con vistas panorámicas del Palacio de Buckingham y el parque de St James. El edificio, cuya construcción entre 1901 y 1906 costó 1,2 millones de libras de las de la época, sustituyó a la sede original del Ministerio de la Guerra en el Pall Mall londinense, que se había quedado pequeño para el imperio mundial que era el Reino Unido a finales del XIX. Ministros y funcionarios de altos cargos encargados de la seguridad del país ocuparon despachos en el inmueble, con forma trapezoidal, durante más de medio siglo hasta la abolición en 1964 del Ministerio de la Guerra, cuyas transferencias pasaron al Ministerio de Defensa. Winston Churchill dirigió desde ese edificio la política de guerra del Reino Unido entre 1919 y 1921, mientras que Lord Kitchener y David Lloyd George trabajaron en él como ministro de la Guerra y ministro de Municiones, respectivamente, durante la Primera Guerra Mundial. Otro de sus inquilinos fue Thomas Edward Lawrence, más conocido como Lawrence de Arabia, quien recibió el encargo en 1914 de crear un mapa a gran escala del Sinaí y una guía militar de la región basados en sus amplios viajes por la zona en tiempos de paz. La importancia del edificio, que ahora alberga a analistas de Defensa, comenzó a declinar a partir de la década de los años 30, aunque todavía durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45) y la Guerra Fría albergó a importantes autoridades británicas. Uno de sus últimos ocupantes fue John Profumo, ministro de la Guerra desde 1960 hasta 1963, cuando presentó su dimisión por su romance con Christine Keeler, una prostituta que también mantenía relaciones con el ex agregado naval soviético Eugene Ivanov. El documento interno sobre la venta del edificio establece además otras opciones, entre ellas mantener el inmueble o venderlo a otro departamento ministerial, lo que permitiría mantener la integridad de la zona de seguridad del Gobierno, según otro rotativo "The Daily Telegraph".