Iglesia alemana quita el récord de torre más inclinada a Pisa

Una iglesia del norte de Alemania ha desplazado a la Torre de Pisa en el libro Guiness de los récords, ya que cuenta con la torre más inclinada del mundo, según el certificado de Guiness emitido hoy. Suurhusen, localidad de 1.175 habitantes en Frisia Oriental (noroeste), recibió hoy de manos de Olaf Kuchenbecker, director de la sección alemana del Libro Guiness de los Récords Mundiales, el documento que certifica una ventaja de más de un grado sobre su congénere italiana, Pisa. Si hasta abril del año próximo no surge otra competidora, la iglesia evangélica de Suurhusen aparecerá en la famosa publicación, ya que con 5,19 grados se convertirá en la torre más inclinada del mundo, frente a los 4,95 grados de su contrincante italiana. Esta iglesia evangélica, que data del siglo XIII, acoge anualmente unos 15.000 visitantes, atraídos no por los servicios religiosos sino por el edificio de ladrillo de barro cocido, típico de la arquitectura del norte de Alemania. La torre, de 27,37 metros de altura, fue construida en 1450, con una base de troncos de roble que se pudrió y cedió bajo el peso del edificio en el siglo XIX. "Estamos muy contentos y también orgullosos de que haya cuajado la entrada en el libro de los Guinness", dijo el ´ministro´ evangélico Frank Wessels, párroco del templo, quien expresó su esperanza de que se contribuya con fondos públicos al mantenimiento del edificio. En 1996, se consiguió detener el desnivel de la torre de la iglesia, que fue detectado por primera vez en 1885, y que llevó a cerrar el edificio a principios de los años 70. Desde 1985 se han vuelto a celebrar en la iglesia de Suurhusen oficios religiosos, sobre todo en fechas señaladas, después de que decidieran apuntalar los cimientos. De esta manera, no han terminado pues los avatares de este edificio, que sirvió de refugio en tiempos bélicos y en inundaciones, y que tres vecinos del pueblo muestran diariamente a los visitantes.