Imelda Marcos abandona la clínica con una receta médica para comprar zapatos

Imelda Marcos, la viuda del fallecido dictador filipino Ferdinand Marcos, abandonó hoy el hospital de Manila en que fue ingresada con una prescripción médica que colma su gran afición, comprar zapatos nuevos, aunque ahora tendrán que ser ortopédicos. Acicalada y enjoyada, la viuda más famosa de Filipinas señaló a la prensa a su salida del hospital que "ahora tengo una excusa para tener más zapatos", para complementar su vestuario. La ex primera dama filipina, de 78 años, quien siempre ha negado que tuviera 3.000 pares de zapatos, donó hace unos años cerca de un millar para la creación del Museo del Zapato de Marikina, situado en la capital filipina. Según el abogado Roberto Sison, Imelda Marcos fue ingresada el pasado fin de semana en el hospital por dolores en las rodillas, aunque la cadena de televisión GMA informó que acudió al centro St. Luke Medical para someterse a una revisión médica con la finalidad de detectar si padece problemas coronarios. La hospitalización interrumpió sólo temporalmente la activa vida social de Imelda, cuya presencia parece ser imprescindible en las fiestas y cocteles a los que acude la alta sociedad filipina. Imelda ha ganado terreno en el escenario político y social filipino desde su regreso al país en 1992, tras los seis años de exilio que comenzaron con la caída del poder de su marido, derrocado por una revuelta popular. Desde entonces la Justicia se ha inclinado en favor de Imelda, quien ha sido absuelta en la gran mayoría de los 417 procesos judiciales interpuestos contra ella y sus hijos en Filipinas y en otros países. La comisión gubernamental encargada de recuperar la fortuna que amasó el clan Marcos de forma ilegal durante el tiempo que gobernó el patriarca, ha recobrado hasta ahora unos 1.500 millones de dólares (unos 1.080 millones de euros) del total de 10.000 millones que aparentemente acumuló.