Impidieron volar a músicos negros por sospechar que eran terroristas

Cinco músicos negros de la Caribbean Steel International Orchestra, banda londinense especializada en música caribeña, han demandado a la compañía de vuelos baratos Ryanair por haberlos expulsado de un vuelo por sospechas de terrorismo. El incidente se remonta al pasado 31 de diciembre, cuando los músicos trataban de regresar a la capital británica desde la isla italiana de Cerdeña, donde habían participado en un festival internacional. Según la prensa británica, otro pasajero del avión, que se encontraba en pista, denunció que los músicos estaban actuando de modo sospechoso, lo que llevó al comandante del avión a llamar a la policía, que ordenó al grupo salir del aparato. Uno de los músicos se había limitado al parecer a leer en voz alta a otro de ellos, Michael Toussaint, que es invidente, los resultados de un partido de fútbol mientras el piloto esperaba la señal para despegar. Una vez aclarado el incidente, las autoridades italianas dijeron a los músicos que podían continuar el viaje, pero Ryanair se negó a dejarlos subir otra vez al avión. Los cinco, que pensaban celebrar la Nochevieja con sus familias, no llegaron a Londres hasta el 2 de diciembre tras tomar el único vuelo disponible a Gran Bretaña, que llegaba a Liverpool, y costearse ellos mismos el viaje en tren desde esa ciudad hasta Londres. Uno de los músicos, Jason Constantine, de 43 años, se quejó del trato recibido y dijo que los cinco eran los únicos pasajeros negros a bordo, por lo que "sólo cabe pensar que los móviles fueron de tipo racista". Ryanair ofreció a cada uno de los cinco cien libras (algo menos de 150 euros) así como cupones de vuelo a modo de compensación, pero Constantine dijo que no se trataba de una cuestión de dinero sino de principios. La compañía aérea no ha querido hacer ningún comentario, argumentando que el asunto está "sub iúdice".