Julio Iglesias cantó sólo ochenta minutos de las dos horas previstas en un concierto en la ciudad de Monterrey, norte de México, por una indisposición de salud, lo que provocó malestar entre los espectadores.

La cancelación de la actuación, muy esperada y con entradas que llegaron a costar 150 dólares (175 euros), indignó a un sector del público, que planea presentar una queja por violación de los derechos del consumidor. Unas 6.000 personas se congregaron anoche en la Arena Monterrey, un recinto cerrado, para escuchar a Iglesias, quien al presentarse sobre el escenario anunció que estaba "un poquito acatarrado".

El concierto se interrumpió a los ochenta minutos cuando estaba programado que durara dos horas. Entonces decenas de fanáticos comenzaron a gritar "fraude, fraude, fraude" molestos por lo ocurrido y salieron a las taquillas a reclamar el reembolso de sus entradas. Los enfadados espectadores protestaron durante más de una hora fuera del recinto donde se había montado el espectáculo.

"Se me hace increíble que Julio no hubiera tenido ni el aplomo de decir me voy, con permiso, me siento mal", dijo molesto un fanático que sólo se identificó por su apellido, Pérez. "Antes de este concierto yo le guardaba un enorme respeto por su calidad como artista que era", afirmó por su parte, Humberto Cerda López, de 45 años, otro admirador inconforme con lo ocurrido.

Olga Lira, que dijo haber pagado ochocientos pesos (72 dólares) por cuatro entradas, dijo que lo ocurrido era "una desilusión". En contraposición con este malestar, Rocío Madrazo, portavoz de los organizadores del concierto, disculpó a Iglesias. "Él quiso cantar. Que entiendan la situación, que (la suspensión) fue por cuestiones de salud. A todos nos puede pasar", comentó Madrazo esta mañana en declaraciones a la prensa. Añadió que, según ella y la empresa que le contrató, el artista "cumplió" ante los espectadores de Monterrey, capital del estado de Nuevo León. Un sector del público inconforme con esta decisión ha anunciado que interpondrá una demanda ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) a partir del martes pues el próximo lunes 19 es festivo en el país.