Keith Richards se enfrenta a la prensa sueca por una crítica de un concierto

Polémico como ninguno, el guitarrista de los Rolling Stones Keith Richards, el mismo que confesó haber esnifado las cenizas de su padre, arremete ahora contra dos periódicos suecos por la crítica negativa que hicieron de él en un concierto en el país escandinavo. El músico británico, que a sus 63 años sigue recorriendo los escenarios del mundo con su banda, exige disculpas a los diarios "Aftonbladet" y "Expressen" por haber dicho, entre otras cosas, que estaba "super bebido" en el concierto que los Rolling ofrecieron el pasado 3 de agosto en Gotemburgo (Suecia). "Nunca antes he respondido a la provocación de una crítica negativa. Nos debéis una disculpa a nosotros (los Rolling Stones) y a nuestros seguidores", afirma Richards en una carta que publicó hoy el diario sueco "Dagens Nyheter". "Había 56.000 personas en el estadio Ullevi que compraron una entrada para nuestro concierto y disfrutaron de un espectáculo totalmente distinto al que describisteis en vuestra crónica", añade. Esto que Richards ha querido hacer extensivo a todo el grupo es una crítica que ambos rotativos centran en su persona, pues "Expressen" concede cero estrellas a la actuación del guitarrista, mientras otorga cuatro a la de su compañero Mick Jagger. En esto coincide el crítico musical del "Aftonbladet" Markus Larsson, quien se niega a disculparse por la "opinión subjetiva" que dio del concierto y afirma que es Richards quien debería pedir excusas. "Después de todo, a la gente le costó unas mil coronas (más de 100 euros) ver a una estrella de rock que a duras penas puede sostener la guitarra para interpretar (el tema) ´Brown Sugar´", apunta, en un comentario que echa aún más leña al fuego.