Lindsay Lohan condenada a un día de cárcel tras evitar los peores cargos

La actriz estadounidense Lindsay Lohan tendrá que cumplir un día de cárcel tras aceptar hoy cinco de los siete cargos relacionados con su doble detención por conducir ebria, pero ninguno por posesión de drogas. En total, todos los cargos presentados hoy en Los Ángeles contra la protagonista de "Mean Girls" fueron por faltas leves. Junto al día de cárcel, Lohan, de 21 años, también fue condenada a servir 10 días de servicios comunitarios además de asistir a un programa de desintoxicación para toxicómanos.

La sentencia también incluye 36 meses de libertad condicional, un programa de 18 meses de educación sobre el alcohol y una multa de varios cientos de dólares. Además, y como muchos otros conductores detenidos por conducir ebrios, tendrá que visitar tres días el depósito de cadáveres y hablar con víctimas de accidentes en los que tuvo que ver el alcohol. Lohan fue arrestada en dos ocasiones en cerca de dos meses, en ambos casos por conducir bajo los efectos del alcohol.

El primer incidente tuvo lugar el 26 de mayo cuando la actriz adorada por la prensa sensacionalista chocó contra un bordillo en Los Ángeles mientras conducía. En el segundo incidente, la llamada "Lilo", fue arrestada después de que supuestamente persiguiera un automóvil que conducía la madre de una asistente personal que la estrella acababa de despedir. Como se había filtrado a la prensa con anterioridad, el fiscal sólo presentó contra la joven estrella dos cargos por conducir ebria, con un nivel de alcohol por encima del 0,08 por ciento permitido y bajo la influencia del consumo de cocaína en ambos casos. La lista la completa un cargo por conducción temeraria.

El fiscal podía haber presentado cargos por posesión de cocaína, sustancia encontrada tanto en el arresto de mayo como en el del 24 de julio. Sin embargo, según adelantaron fuentes a la página de internet TMZ.com, estos cargos criminales hubieran sido más difíciles de probar. La misma página, una de las fuentes más populares de la prensa sensacionalista en Hollywood, señala que el hecho de que sean dos incidentes y no uno y que la actriz siguiera sus arrestos con su paso por un centro de desintoxicación jugaron a favor de Lohan al dar muestra de una joven con problemas, víctima de recaídas.

Junto a la sentencia, Lohan hizo público un comunicado en el que indicó que su vida "está fuera de control" dada su adicción "al alcohol y las drogas". "He violado la ley y hoy asumo mi responsabilidad declarándome culpable de los cargos imputados", añadió el mismo comunicado. Desde su debut en la gran pantalla con la película "The Parent Trap" cuando no era más que una niña, Lohan se ha convertido en el centro de atención de la industria y de la prensa del corazón.

Su calidad como actriz precoz ha ido quedando eclipsada progresivamente por un comportamiento rebelde y lleno de escándalos avivado por la continúa persecución de los medios de comunicación. En la actualidad, Lohan se encuentra en un centro de desintoxicación en Utah donde posó para la revista sensacionalista OK! leyendo un libro de Alcohólicos Anónimos.