Lindsay Lohan no quiere volver a trabajar en Hollywood

  • Lindsay Lohan culpa de todas sus adicciones y de sus noches locas a Hollywood y a las malas compañías que pueblan la meca del cine. La joven actriz odia Hollywood, y asegura que no volverá a trabajar allí y que nunca más volverá a probar las drogas.

Para Lindsay Lohan la culpa de todas sus adicciones y sus noches locas la tiene Hollywood y las malas compañías que pueblan la meca del cine. La joven actriz odia Hollywood, y asegura que no volverá a trabajar allí y que nunca más volverá a probar las drogas.

Eso al menos es lo que la díscola estrella le prometió a su padre, con el que se encontró en el centro de reorientación de Utah donde está rehabilitándose y al que aseguró que abandonará Hollywood en un nuevo intento por superar su adicción a las drogas y el alcohol. "Papá, he hecho algunas cosas terribles y he sido adicta a drogas, pero por favor créeme, nunca volveré a tomar drogas. Odio Hollywood y no quiero trabajar allí. Necesito alejarme y romper con todo. Dejaré de perder el tiempo con toda esa gente que es mala para mí", según declaraciones hechas públicas por Hollywood.com.

Esto es lo que le dijo su hija a Michael Lohan, que relata emocionado como cuando se encontró cara a cara con Lindsay se abrazaron "y no dejamos de llorar durante media hora". Y es que el padre de Lohan no veía a su hija desde hace dos años, cuando ingresó en prisión en Nueva York después de que fuera declarado culpable de conducir en estado de embriaguez, entre otros cargos.

Tras el emotivo encuentro, el padre confirma que la firme intención de su hija es irse a vivir lejos Hollywood porque "allí es donde ha pasado los peores momentos de su vida". Veremos si se trata de otra promesa más de la pusilánime y alocada Lohan o de un firme propósito para cambiar de aires e intentar, lejos de los excesos hollywoodienses, recuperar su prometedora carrera como actriz.