Llegan a China los pandas devueltos por Estados Unidos

El avión de FedEx 777F que transportaba a los pandas nacidos en Estados Unidos, el macho Tai Shan y la hembra Mei Lan, aterrizó hoy en el aeropuerto de Chengdu (Sichuan, suroeste de China) a las 16:50 hora local (8:50 GMT), informó la Embajada de EEUU en China.

La devolución de los dos pandas a China, país que entrega ejemplares de esta especie en régimen de "alquiler" por altas cuantías, se produce en un momento de máxima tensión entre las dos potencias por la venta de armas de Washington a Taiwán, y entre las lágrimas de los admiradores estadounidenses de este animal en vías de extinción.

Los dos pandas, un animal que simboliza al país asiático, regresaron a China en virtud de un acuerdo bilateral que estipula que Pekín retiene la propiedad de los pandas adultos y su descendencia, que deben regresar al país asiático a los dos años de edad.

China acordó prolongar este periodo por dos años más en el caso de Tai Shan, que pudo permanecer todo ese periodo en el zoo de Washington, y accedió a una segunda extensión de seis meses en agosto de 2009.

"Desde que Tai Shan nació en Washington en 2005 y Mei Lan en Atlanta, Georgia, en 2006, los dos pandas se convirtieron en atractivos embajadores de buena voluntad de China en Estados Unidos", señaló el cónsul general de EEUU en China, David E. Brown, en una ceremonia organizada por el Departamento de Silvicultura de Sichuan.

Brown agregó que los dos pandas gigantes "ocupan un lugar especial en las relaciones entre China y EEUU, que han madurado durante los últimos 30 años".

En 1972, antes incluso de que las relaciones diplomáticas se establecieran entre los dos países (1979), el Zoo Nacional dio la bienvenida a la primera pareja de pandas, Xing Xing y Ling Ling, recordó el cónsul estadounidense.

Después de la ceremonia de bienvenida, el macho llegará en dos horas a la base de pandas de Wolong Bifengxia, en la ciudad de Ya´an, mientras que su compañera de viaje será entregada a la base de investigación de Chengdu, la capital provincial.

Una vez instalados, explica el diario "China Daily", Tai Shan, de 4 años y medio, será recibido con la pancarta: "Bienvenido a casa".

"Un equipo de cuidadores están esperando a Tai Shan, entre ellos zoólogos, veterinarios y nutricionistas. Hemos preparado una variedad de bambú fresco para que escoja", señaló Wang Chengdong, veterinario de la base de Ya´an.

En cuanto a Mei Lan, en la base de Chengdu le esperan profesores de mandarín, para que la hembra se familiarice pronto con el idioma, y los responsables están buscando un "novio" para la chino-americana.

"Estamos invitando a los entusiastas de los panda a que voten al novio perfecto en un sitio web, en función de su aspecto, carácter, costumbres y sugerencias de los expertos", explicó Huang Xianming, director de gestión animal de la base.

Lo que se conoce como "diplomacia del panda" es una antigua tradición china que se remonta al siglo VII, cuando el país asiático regaló su primer espécimen a Japón en señal de buena voluntad, pero alcanzó su cúspide en 1972, cuando se empezaron a negociar el establecimiento de lazos entre China y EEUU.

A pesar de que Pekín entrega a estos osos como "regalo", en realidad se trata de un alquiler durante un periodo determinado a un precio muy alto y con cláusulas muy definidas, como la devolución de los oseznos.

Por ejemplo, en el caso de España, los dos pandas cedidos en 2007 tienen que regresar a China en una década y las posibles crías al cumplir los cuatro años, y los padres del chino-americano Tai Shan, Tian Tian, de 13 años, y la hembra Mei Xiang, de 12, fueron "alquilados" en 2000 por 10 millones de dólares con un crédito a diez años y regresarán a casa en diciembre de 2011.

Según cifras oficiales, en China quedan unos 1.600 ejemplares en libertad y otros 290 viven en cautividad en todo el mundo.