Madonna afronta nuevas dificultades en la adopción del niño malauiano

  • Madonna afronta nuevas dificultades en la adopción del niño malauiano David Banda, pues el Gobierno de Malaui ha denegado al trabajador social encargado del proceso el permiso para viajar a Londres, donde tendría que supervisar la vida que el pequeño lleva en la residencia de la cantante. La diva consiguió hacerse con su custodia provisional, que se traduce en un periodo de pruebas de 18 meses que, de transcurrir con total normalidad, tendría que terminar con la adopción en abril de 2009.

Madonna afronta nuevas dificultades en la adopción del niño malauiano David Banda, pues el Gobierno de Malaui ha denegado al trabajador social encargado del proceso el permiso para viajar a Londres, donde tendría que supervisar la vida que el pequeño lleva en la residencia de la cantante. Así lo ha hecho saber Penstone Kilembe, director de los servicios de bienestar de la infancia de ese país africano y encargado de la supervisión de la custodia provisional que la "reina del pop" ejerce desde octubre pasado sobre el pequeño de un año de edad, informa la BBC.

Esta decisión de las autoridades malauianas supone un obstáculo importante para que David se convierta finalmente en el tercer hijo de Madonna, pues el Gobierno de Malaui no formalizará la adopción hasta que no se compruebe que el niño recibe los cuidados adecuados en la residencia de la cantante.

La diva consiguió hacerse con la custodia provisional del pequeño, que se traduce en un periodo de pruebas de 18 meses en los que se comprobará la idoneidad de Madonna como madre adoptiva y que, de transcurrir con total normalidad, tendría que terminar con la adopción en abril de 2009. Por el momento, el Gobierno malauiano se ha negado a hacer declaraciones al respecto, aunque hay fuentes próximas al Ejecutivo que, según la BBC, aseguran que será otro trabajador social quien viaje a Londres para supervisar el trato que recibe David en su nuevo hogar.

Esta última posibilidad parece la más probable, pues, según la ministra malauiana de Desarrollo de la Mujer y la Infancia, Kate Kainja, Kilembe se ha implicado personalmente en la adopción del menor y se ha saltado el protocolo de actuación en estos casos. Kainja ha acusado al trabajador social de haber conseguido un billete de avión a Londres pagado por la cantante y haber recibido dinero de Madonna sin permiso gubernamental, según informa el periódico local "Malawi News".

A la espera de que se disipe este pequeño obstáculo en la adopción del que sería su tercer hijo, Madonna, madre de Lourdes, de 10 años, y Rocco, de 6, ve cómo su intención de adoptar a David vuelve al centro de la polémica. Poco tiempo después de que Madonna se llevara consigo al pequeño a su residencia londinense, varios grupos defensores de los derechos infantiles acusaron al Gobierno de Malaui de violar la ley al conceder un permiso de adopción provisional a una persona no residente en el país. A esto se sumó posteriormente el padre biológico de la criatura, Yohane Banda, quien en declaraciones a varios medios de comunicación aseguró que nunca tuvo la intención de permitir la adopción de su hijo.
 
Estos problemas han motivado el distanciamiento, que, según el dominical británico "News of the World", existe entre Madonna y su marido, el cineasta británico Guy Ritchie. Según amigos de la pareja, ambos reciben terapia para evitar la separación tras los continuos problemas que ha acarreado la adopción del pequeño malauiano, por quien Ritchie no ha mostrado mucho interés, ya que no acompañó a Madonna cuando ésta visitó hace unos cuatro meses el lugar donde vivía aquél.