Madonna se instruye sobre la Cábala en un hotel de Tel Aviv

La cantante Madonna asistió hoy a una conferencia sobre la Cábala en un hotel de Tel Aviv en el marco de la visita de carácter privado que junto a otras celebridades realiza en Israel para conmemorar el nuevo año judío. Madonna, que no hizo declaraciones a la prensa, vestía con chaqueta negra y gorro rojo y asistió a la charla junto a otros adeptos de esa corriente del judaísmo, que sistematiza en clave mística las enseñanzas del Antiguo Testamento. Se trata de la primera aparición pública de la estrella de la música pop desde que el miércoles llegara a Israel junto a otros artistas para celebrar el inicio anoche del año 5768 desde la creación del mundo, según la tradición judía. Además de Madonna y su esposo Guy Ritchie, entre las celebridades que tenían anunciada su participación en la conmemoración figuran la actriz Demi Moore y su marido Ashton Kutcher, así como la diseñadora Donna Karan y la comediante Rossi Odonell. Los famosos visitantes se alojan en dos hoteles de las playas de Tel Aviv que permanecerán cerrados durante diez días bajo estrictas medidas de seguridad, dijo a Efe Assaf Levy, del Centro Internacional de la Cábala, que promociona el viaje. "Los hoteles fueron transformados en un gran centro de la Cábala con la instalación de tiendas especializadas", precisó Levy, quien afirmó que los integrantes del grupo seguirán durante su estancia "sesiones de estudio y meditación". Madonna comenzó a interesarse por la Cábala durante una visita que realizó en 2004 a Israel. Poco después adoptó el nombre judío de Esther y se le comenzó a ver con un hilo rojo atado en la muñeca, lo que de acuerdo con la tradición judía sirve para preservarse del mal de ojo y alejar la envidia y los malos deseos del prójimo. El interés de Madonna por la tradición judía ha levantado protestas entre grupos integristas, que sostienen que la Cábala es un conocimiento complejo que debe estar vedado a las mujeres, con el argumento de que pueden "enloquecer".