Mediático oso Knut del zoo de Berlín, camino a Hollywood

El mediático oso Knut ya no es el tierno cachorro polar que encandiló a millones de visitantes del zoo de Berlín, sino un ejemplar sobre los 100 kilos de peso, pero todo apunta a que se convertirá en estrella de Hollywood. El productor estadounidense Ash R. Shah, en cuya nómina está el gato de la película de animación por ordenador "Garfield", ha hecho una oferta multimillonaria por los derechos de la historia del animal al director del zoo berlinés, Bernhard Blaszkiewitz, informa el dominical "Bild am Sonntag". La oferta ronda los 5 millones de dólares (3,4 millones de euros) y el film estaría en la línea de "Buscando a Nemo" o "Shrek", combinando la animación con la intervención del popular oso blanco como protagonista. Knut celebró a principios de diciembre su primer cumpleaños en olor de multitudes y devoró ante las cámaras su tarta de pescado, fruta, vegetales y arroz. La sesión brindó la oportunidad de comprobar el crecimiento del que fue osezno-mascota de Berlín, quien en su primera aparición ante las cámaras, en marzo, era una bola blanca de 800 gramos y ahora se ha convertido en un animal adulto, algo desgarbado. La "Knutmanía" o fiebre" de Knut nació el día en que el zoológico dio a conocer que un bebé polar había sobrevivido por primera vez en los 160 años de historia del parque pese a ser repudiado por su madre. A partir de ahí se convirtieron en estrellas mediáticas tanto el osezno, símbolo oficioso de la lucha contra el cambio climático y por la supervivencia de especies amenazadas, como su cuidador y "madre adoptiva", Thomas Dörflein. Durante meses ambos hicieron las delicias de los visitantes, con dos sesiones diarias en que se prodigaban mimos mutuamente. Finalmente, la dirección del zoo suprimió la presencia del cuidador, dado que no se descartaba sufriera algún que otro estrago físico, producto de los cariños de un oso que ya no era un bebé. Para el próximo año se espera una nueva ronda de "Knutmanía", si se consigue aparear con éxito al animal, sea en Berlín o en otro zoo donde se le encuentre una compañera adecuada.