Mujer del hombre desaparecido cinco años admite es genuina foto ambos en 2006

La esposa de John Darwin, el británico que estuvo cinco años desaparecido y se presentó el pasado sábado en una comisaría de Londres, ha admitido a la prensa británica que la foto en la que aparecen ella y su marido en Panamá el pasado año es auténtica. Anne Darwin, que hasta este miércoles reiteraba desconocer que su esposo, ex funcionario de prisiones de 57 años, estaba vivo durante todo este tiempo, describe ahora su vida como "una pesadilla": "Nada de lo que me ocurre parece real". Ese mismo día Anne declaró que en 2003 cobró el seguro de vida por la muerte de su pareja, después de que un juez de instrucción le diese por muerto al concluir la investigación sobre su desaparición. John Darwin, que desapareció en marzo 2002 tras salir a navegar con su canoa, fue detenido bajo sospecha de fraude en la madrugada del miércoles en Basingtoke (al sur de Inglaterra) para ser interrogado. La policía de Cleveland precisó también que considera la posibilidad de pedir la extradición de su mujer, que emigró precipitadamente a Panamá hace tan sólo seis semanas, después de obtener casi 500.000 libras (unos 695.000 euros) de la venta de su casa en el Reino Unido. Según publica hoy el diario británico "Daily Mirror", Anne admitió que la fotografía en la que aparece la pareja en un apartamento en Panamá y que fue tomada el pasado año, cuando todo el mundo daba al hombre por muerto, no es un montaje. "Sí, es él. Mis hijos nunca me lo perdonarán. Ellos no sabían nada, pensaban que John estaba muerto, Ahora van a odiarme", reveló Anne, tan sólo un día después de declarar que su marido nunca habría fingido su propia muerte por cuestiones financieras. Aseguró haber actuado de "buena fe" al cobrar el seguro y estar dispuesta a devolver todo el dinero, una suma que no quiso revelar pero que, según ella, "no es una fortuna". En declaraciones desde el otro lado del Atlántico, Anne dijo que cuando su marido desapareció en 2002, llegó a pensar que había fallecido y su vida se convirtió en un "infierno". Aunque rehuyó aclarar cómo y cuándo él se puso de nuevo en contacto con ella, admitió que habían pasado tiempo juntos en Panamá. Al ser informada de la reaparición de su marido, la británica dijo que había rezado para volverle a ver, pero que ahora tenía que "solucionar algunos asuntos" antes de reunirse con él en el Reino Unido. Darwin fue dado por muerto cuando su reconocible canoa roja apareció destrozada en una playa cercana al lugar en el que fue visto por última vez, cerca de su casa en la localidad de Hartlepool (noroeste de Inglaterra). Para sorpresa de todos, Darwin acudió el pasado domingo a una comisaría de la capital británica para identificarse, asegurando que no tenía "ni idea" de dónde había estado o qué había podido estar haciendo en los cinco años transcurridos desde su misteriosa desaparición. "Creo que soy una persona desaparecida", dijo a las autoridades al llegar a la comisaría.