Multas de hasta 500 libras por alimentar a palomas en plaza de Trafalgar

Alimentar a los cientos de palomas que revolotean por la plaza de Trafalgar, en pleno centro de Londres, está penalizado desde hoy con una multa de hasta 500 libras (casi 750 euros). La prohibición tiene como objetivo acabar con la presencia de esas aves, consideradas una molestia además de un peligro para la salud. El alcalde de la capital, Ken Livingstone, prohibió ya esa práctica en el 2003, pero muchos aprovecharon la existencia de un resquicio legal: la interdicción no incluía a la zona norte de la plaza, donde está la National Gallery, que cae bajo la jurisdicción del ayuntamiento del barrio de Westminster. Ahora, éste se ha decidido sumarse a la prohibición, por lo que arrojarles migas de pan a las palomas está castigado en todo el perímetro de la plaza, en cuyo centro se levanta el obelisco en honor del almirante inglés Horacio Nelson. El ayuntamiento de Westminster (barrio donde están el Parlamento y los edificios del Gobierno) explicó que se había visto obligado a tomar finalmente esa medida después de que algunos amigos de las palomas se presentasen en la plaza con varios kilos de pan. "Nos vemos obligados a limpiar la sección norte varias veces al día, pero las palomas, atraídas por la comida, dejan allí continuamente excrementos", dijo un portavoz.