Natascha Kampusch, la adolescente austríaca que el pasado verano escapó de ocho años de cautiverio en un sótano a las afueras de Viena, asegura en un documental emitido hoy que su fallecido captor Reinhard Priklopil le da "cada vez más pena". "Es algo no que pude sentir antes. Era una pobre alma. Todo lo que él me ha hecho se está alejando de mí. No está desapareciendo sino que se está alejando, y ahora estoy tratando de vivir una vida normal", dijo la joven de 19 años. 
 
"Trato de sacar lo mejor de mí. No tengo sentimientos negativos porque no se debe vengar actos malos con maldades", agregó. Con motivo del primer aniversario de su liberación, la televisión pública austríaca ORF invitó a Natascha a un viaje a Barcelona, donde pudo bañarse por primera vez en su vida en el mar y donde vio a gente "muy diferente de Viena, más relajada".

 Sobre el libro que acaba de publicar su madre, Brigitta Sirny-Kampusch, titulado, "Años desesperados", la chica señaló que "si ella desea hacerlo, lo puede hacer, nadie de los puede prohibir, aunque yo no lo haría". Más crítica se muestra con su padre, Ludwig Koch, al que acusa de "hacer más difícil mi regreso a la vida normal".

En cuanto a la persecución sufrida por parte de la prensa amarilla austríaca y alemana, Natascha expresó su deseo de que "la gente sea un poco más sensible, y que no me saquen tantas fotos. No soy una estrella de Hollywood".

El periódico gratuito "Heute" ha venido publicando en grandes titulares cualquier rumor sobre la joven, y la pasada semana abrió a primera página con una noticia en la que aseguraba que Kampusch llevaba consigo siempre una fotografía del ataúd de su secuestrador. En ese periódico se ha creado entre las cartas al director una sección exclusiva que incluyen todas las que tienen como temática a la joven, que suelen ser muy críticas.

La joven aseguró que ha decidido volver a hablar con los medios de comunicación para informar a todas aquellas personas que en su momento donaron dinero para ella sobre cómo va su vida ahora. "Las donaciones siguen en cuentas, de las que se están ocupando mis abogados. Una vez que esté recuperada del todo quiero ayudar a otra gente", anunció la joven en el documental de 45 minutos titulado "Natascha Kampusch, un año después".

La chica fue secuestrada por Priklopil en marzo de 1998 cuando tenía 10 años y logró escaparse el 23 de agosto del año pasado, mientras que su captor se suicidó arrojándose ante las vías de un tren de cercanías.