Oktoberfest cerró con nuevo récord de consumo cervecero

La fiesta de la cerveza de Múnich, la Oktoberfest, cerró hoy sus puertas tras 16 días de actividad con un nuevo récord de consumo: 6,7 millones de jarras de cerveza, cada una de ellas de un litro. Dicho récord no estuvo acompañado de una nueva marca de visitantes, sino que éstos fueron en descenso: acudieron a la más popular fiesta cervera de Alemania 6,2 millones de personas, unas 300.000 menos que el año anterior, lo que se atribuye a que duró dos días menos que en 2006. Quienes acudieron a la fiesta no sólo bebieron más que nunca, sino que también comieron en cantidades récord, ya que el número de bueyes servidos fue de 104, dos más que en 2006. Durante las algo más de dos semanas de fiesta, miles de personas vestidas con los tradicionales trajes bávaros desfilaron por la explanada de Múnich donde se celebra anualmente la más internacional de las fiestas populares alemanas. En total se instalaron en el terreno 14 carpas, con una capacidad para 100.000 personas. La "Maas", como se denomina la jarra de un litro, costó como mínimo 7,80 euros, algo más que en años anteriores.