Pamela Anderson dice que en cinco años abandonará el mundo de la farándula

La ex vigilante de la playa Pamela Anderson, cuya vida se centra ahora en sus espectáculos nocturnos de magia de Las Vegas (Nevada, EEUU) y en enseñar matemáticas a sus hijos, considera que le quedan cinco años más en la escena pública antes de dejar atrás esa etapa. "Recibo ofertas para hacer películas y cosas en televisión constantemente. Le digo que no a todo. Le vuelvo loco a mi agente", dijo la popular actriz de origen canadiense al rotativo "USA Today", que lo publica en la edición de hoy. "Soy perezosa. No quiero trabajar. Quiero estar con mis hijos (Brandon, de 11 años, y Dylan, de nueve, fruto de la relación con su ex marido Tommy Lee), así que vuelo algunos días desde Los Ángeles para hacer los espectáculos y me vuelvo a casa", admite Anderson, cuya última aparición destacada en el cine fue encarnar al objeto de deseo de "Borat", papel que interpreta Sacha Baron Cohen. El espectáculo que Anderson protagoniza en Las Vegas se llama "The Beauty of Magic", en el que comparte escenario con el mago holandés Hans Klok, hasta el próximo 8 de diciembre, fecha en la que el "show" pondrá punto y final. "Creo que haré cosas cinco años más y después volveré a Canadá", afirmó. "Tengo tierras. Será el momento", agregó la actriz, que se casó en octubre con Rick Solomon, ex marido de la actriz Shannen Doherty, conocida por sus interpretaciones en las series "90210" ("Sensación de vivir") y "Bewitched" ("Embrujadas") "Estoy en la etapa más feliz de mi vida. Somos buenos el uno para el otro", explicó la intérprete, que asegura que una de las claves del buen funcionamiento de la pareja es que practican sexo cada noche, una actividad de la que dio buena cuenta Solomon en un vídeo pornográfico con la popular Paris Hilton, que se publicó en internet. Tanta es la felicidad que respira la antigua "conejita" de Playboy que no duda en desearle lo mejor a sus anteriores parejas, Lee y Kid Rock. "Espero que les vaya bien, yo sigo adelante con mi vida", comentó.