Primer ministro chino aumenta en popularidad gracias a un simple paraguas

En el autoritario régimen chino, rara es la ocasión en la que los ciudadanos chinos elogian espontáneamente a sus líderes, pero el primer ministro chino, Wen Jiabao, lo ha conseguido este mes gracias a un simple paraguas. Los foros de internet del país estos días se han desecho en elogios sobre la sencillez y "cercanía al pueblo" del mandatario, sólo por el hecho de que hace una semana apareció portando un paraguas abierto en una zona afectada por las inundaciones, según explicó hoy el estatal "China Daily". Al parecer, es frecuente que los líderes comunistas chinos tengan a su lado, cuando llueve, portadores de paraguas, recordando a antiguas costumbres de la nobleza china o incluso de los emperadores, pero Wen optó esta vez por sostener él mismo su paraguas, algo que no ha pasado desapercibido. "Las fotos reflejan claramente lo que un líder político, como servidor público, debe hacer", destacó un internauta al respecto de la foto, que se ha publicado por todas partes. Además, la imagen ha sido colocada en muchos foros al lado de otras en las que líderes comunistas a todos los niveles sí son acompañados de portadores de paraguas, lo que contribuye al contraste entre la supuesta sencillez de Wen y la pomposidad del resto. Los internautas chinos han ido más allá a la hora de analizar las imágenes, y alguno hizo notar que Wen en ellas llevaba unos zapatos de suelo de goma, muy modestos y que se usaban en tiempos de mayor pobreza en China. Wen Jiabao visita con frecuencia zonas humildes de China o afectadas por desastres naturales, y es cada vez más frecuente verlo en imágenes que muestran su aparente sencillez, desde las que lo retratan sentado en cuclillas -a la manera de los campesinos chinos-, a aquellas en las que, vestido de minero, entra en un pozo de carbón. Quizá todo responda a un buen aparato de relaciones públicas, pero lo cierto es que Wen es mucho más experto en estos "baños de masas" que su superior, el presidente Hu Jintao, menos dado a estas operaciones publicitarias y, en consecuencia, no tan popular entre los chinos. Wen ya consiguió un gran golpe de efecto en la red durante febrero de 2006, cuando los internautas descubrieron, también al publicar varias fotos en foros, que el "ahorrador" primer ministro usaba el mismo viejo abrigo verde que diez años atrás. "Me siento honrado de tener un primer ministro así que trabaja por mí. Da esperanza al pueblo y al país", señaló entonces uno de los usuarios de la red china, uno de los principales vehículos de expresión de la opinión pública en el país, dado el férreo control gubernamental del resto de medios. La propaganda china siempre ha intentado dar esa imagen de sus líderes, y en el caso del fundador del régimen comunista, Mao Zedong, hay todo un museo en su localidad natal (Shaoshan) dedicado a demostrar que el "Gran Timonel" vivió con lo justo. En el museo se muestra, por ejemplo, un pijama con más de 40 remiendos, que según las indicaciones fue usado durante dos décadas por el líder.