Primera Dama keniana abofetea a quien la llamó con el nombre de amante marido

La primera dama de Kenia, Lucy Kibaki, abofeteó a un funcionario que cometió el error de llamarla por el nombre de una mujer que muchos suponen es la amante de su esposo, el presidente Mwai Kibaki, señalan hoy los medios de prensa locales. El incidente se produjo ayer, miércoles, durante las celebraciones privadas del día de la independencia keniana en los jardines de la residencia presidencial de Nairobi y a la que asistieron once invitados. El secretario general de la oficina de la Presidencia, Francis Musymi, era el maestro de ceremonias de la reunión y presentó a Kibaki a los invitados y, acto seguido, hizo lo propio con la primera dama anunciando su presencia como Lucy "Wambui", que es el apellido de la "segunda dama" en la vida del presidente keniano. Lucy no dejó que Musymi terminara la frase ya que se levantó de su asiento y lo abofeteó ante el estupor de todos los presentes: los miembros del gabinete, embajadores y el invitado de honor, Fredrick Kyalo Mwanthi, director del museo nacional, que fue galardonado recientemente por sus descubrimientos científicos, incluida una nueva teoría sobre la evolución del hombre. Inmediatamente, varios agentes de seguridad escoltaron a Musymi fuera del recinto y Francis Muthaura, director del Servicio Civil, recogió el testigo y presentó al resto de los invitados sin cometer errores. El servicio de seguridad confiscó asimismo las cámaras de los fotógrafos que recogieron el instante en que la primera dama golpeó a Musymi. Esta no es la primera vez que Lucy Kibaki pone "manos a la obra" para castigar públicamente a quienes, según ella, la han ofendido. El 3 de mayo de 2005, Día Mundial de la Libertad de Prensa, Lucy irrumpió en la sede del "Grupo Nation", una de las organizaciones mediáticas más importantes de Kenia, donde abofeteó a un camarógrafo y se pasó la madrugada protestando por "las mentiras de la prensa" acerca de un incidente protagonizado por ella unos días antes. Los medios kenianos dieron en aquella ocasión amplia cobertura al "escandaloso comportamiento" de la esposa del Presidente, que irrumpió en una fiesta de despedida del representante del Banco Mundial en Kenia protestando porque la música le impedía dormir, desconectó el suministro eléctrico y ordenó al organizador que la orquesta recogiera sus bártulos inmediatamente. La prensa no tardó en hacerse eco de las críticas contra la primera dama, que fue acusada de poner al país en ridículo con un comportamiento "que no está a la altura de su cargo". El "estallido" de esta semana de Lucy Kibaki probablemente causará daño a la campaña electoral de su esposo, que el próximo día 27 se presentará a la reelección para un segundo mandato. Las encuestas de opinión indican que Kibaki va por detrás de su principal rival, Raila Odinga, en las preferencias de los votantes.